jueves, 29 de enero de 2015

“Visión del campo de los sueños”

 Por Daryl Crawford-Marshall

 

clip_image002El campo de los sueños

En Noviembre de este año tuve un encuentro donde el Espíritu me llevó hacia un cementerio antiguo y abandonado. Pude ver que ese lugar no había sido atendido por mucho tiempo, porque algunas lápidas estaban partidas y muchas otras cubiertas por la maleza. Mientras me concentraba más en la visión, comencé a caminar con el Padre a través del paisaje. Fue una experiencia hermosa que me recordó la descripción bíblica de Génesis 3, cuando Dios caminaba al amanecer.

 

clip_image004Ahora estoy seguro, sin lugar a duda, que fui trasladado hacia un lugar descripto por una cantidad de voces proféticas en el pasado: El campo de los sueños. Recordé específicamente un par de mensajes que describían con detalles el encuentro de un profeta en particular al cual le fue permitido observar al Padre excavando asuntos antiguos, cada uno de ellos representaba viejos sueños que serían resucitados para algunas personas en ese tiempo.

 

“Sin visión mi pueblo se desenfrena”

Mientras continuamos caminando a través del campo, pude ver cómo el Padre se detenía para mirar en dirección hacia mí. Sonrió y metió repentinamente su mano en el terreno junto a una de las lápidas. Parecía hurgar en el terreno y luego volvió a levantar su mano, esta vez estaba toda sucia y tenía un viejo par de lentes de plata. Me volvió a mirar y riendo me dijo: “Vuelven los lentes bifocales”. Inmediatamente supe que no se refería a los lentes en sí mismos, sino a nuestra manera de ver las cosas.

 

Bifocales: Son lentes que tienen dos áreas con diferente distancia focal, una para ver de lejos y otra para ver de cerca.

 

Luego tuve una visión sobre los pies de una persona que se iluminaban por una luz parecida a la que proviene de una lámpara. Entonces oí una Escritura que me estremeció todo el cuerpo: Tu palabra es una lámpara a mis pies; es una luz en mi sendero” (Salmo 119:105).clip_image006 Luego de limpiar con cuidado los lentes, el Padre se los colocó durante el resto del encuentro. Esto me recordó una persona que encontró un anillo y se lo colocó en su dedo meñique, para no olvidarse de entregárselo al dueño legítimo. En ese momento oí al Padre que decía: “Sin visión, mi pueblo se desenfrena”. Comprendí que el Padre le volvía a impartir visión al Cuerpo, pero no sólo para las cosas que ocurrirían en el futuro, también para dar los pasos necesarios en el día a día y así ver el cumplimiento de las cosas: visión de cerca.

 

Innovaciones, promesas y la resurrección de la Esperanza

Mi atención regresó hacia el campo donde había visto al Padre desenterrando varios objetos y colocándolos en el prado que nos rodeaba. Repentinamente supe que la profundidad a la que estaba sepultado cada asunto representaba el espacio de tiempo que se mantuvo desatendido u olvidado. Algunos asuntos estaban tan profundos que hizo falta que el Padre metiera en la tierra todo su brazo para alcanzarlos y traerlos a la superficie, mientras que otros se encontraban simplemente escondidos a ras del suelo. Cada asunto era desenterrado con una visión interior y supe que todos representaban los deseos y las promesas enterrados que nunca se cumplieron. Mientras observaba, también pude ver que muchos de estos asuntos eran invenciones o innovaciones que descendieron directamente desde el Cielo hacia los corazones de los creyentes con el correr de los años.  

 

Algunos de estos eran realmente asombrosos y estoy seguro que en un primer momento pensaron que era imposible que alguien los recibiera. Incluían algunas visiones intrincadas de motores, lentes de alta tecnología, zapatos con materiales fascinantes y equipos médicos maravillosos, sólo por mencionar algunos. En la medida que cada uno aparecía, el Padre los miraba con un deleite intenso a través de sus lentes y los colocaba con cuidado en un lugar a la vista de cualquiera que tratara de encontrarlos.

 

clip_image008“... el deseo cumplido es un árbol de vida”

Luego sentí por un breve momento el intenso anhelo y la decepción que parecían estar conectadas con cada asunto que representaba una promesa. Este sentimiento sólo duró un corto tiempo hasta que me encontré ayudando al Padre a limpiar la suciedad de cada uno, usando un cepillo increíblemente suave que apareció en mi mano. Este cepillo era tan suave y gentil que me daban ganas de llorar cada vez que lo usaba.

 

Imaginé el llanto de cada vez que cepillaba algo de la tierra y me sentí profundamente conectado con cada persona mientras trabajaba con el Padre cepillando sus promesas. Aún pude sentir la sanidad que caía sobre cada corazón mientras volvían a recibir la promesa. Supe que este proceso representaba los desengaños pasados que eran limpios y cada sueño resucitado ahora sería recibido con una esperanza fresca.

Luego oí las palabras: “... el deseo cumplido es un árbol de vida” (Proverbios 13:12).

 

Luego me vi observando a través de esos lentes y mientras lo hacía, todo mi cuerpo comenzó a temblar como electrizado. Ahora podía ver cómo cada asunto encajaba con otros, como siguiendo un manual de instrucción que se descargaba en mi espíritu por cada cosa que observaba. Era como un plan paso a paso para cada promesa. Luego pude ver la imagen de los pies de una persona iluminados por la luz de una lámpara. En ese momento oí al Padre que decía: “Visión sobrenatural”. Mientras estudiaba cada asunto con mis ojos, me sentí abrumado por el conocimiento del que era capaz de beber. En cada momento fui inundado con una esperanza increíble que no se parecía a nada de lo que había experimentado antes. Esta es la esperanza que se soltará sobre el Cuerpo de Cristo, mientras cada uno recibe la impartición de esta visión fresca.

 

Creo que en este tiempo Dios está soltando sueños con una revelación fresca en los corazones de muchos y nos pide que volvamos a creer. Él es fiel para completar la buena obra que comenzó en nuestras vidas y es verdaderamente más excitante de lo que conocemos o hemos visto. Caminaremos en cada promesa que Él escogió para que nosotros poseyéramos.

 

Daryl Crawford-Marshall

(www.elijahlist.com)

“Nos encontramos en una aceleración rápida: Prepárese para despegar”

 Por Cindy McGill

 

clip_image002Prepárese para despegar

Hace poco mi esposo tuvo un sueño donde nos encontrábamos en una especie de nave espacial que parecía un bote tipo chalana o balsa. Los lados estaban abiertos y sólo tenia un techo. Esta nave estaba llena de gente y despegó sin que nos diéramos cuenta, ascendiendo hacia el cielo con la velocidad de un cohete. El impacto de esta aceleración rápida fue tan intenso que un piloto tuvo que pegarse al hombre del otro para poder maniobrar la nave mientras ascendía, evitando los obstáculos en la atmósfera.

 

Interpretación: La nueva estructura tiene lados abiertos y la nave representa un ministerio sin muros que es infinito para la expansión. Es una invitación horizontal para extendernos y alcanzar a la gente que nos rodea. El techo representa la cobertura de Dios. Nos encontramos en una rápida aceleración. La espera se terminó y este es el cumplimiento de un tiempo. Estamos a punto de realizar las cosas que estuvimos guardando en nuestro corazón. Yo sé que todos oímos acerca de esto antes, pero realmente está ocurriendo. El escenario está establecido detrás del telón y estamos esperando que las cosas se revelen.

 

clip_image004Mantener la prudencia en medio de la tormenta

No podemos perder nuestra visión y apartarnos de nuestro propósito cuando se aproxima una tormenta. Tenemos un destino que alcanzar y un trabajo que realizar cuando lleguemos allí. Sólo porque pudiéramos experimentar algunos momentos de turbulencia, no significa que no vamos a llegar al lugar preparado para nosotros.

 

Yo sé que hay muchos mensajes acerca de cosas terribles que vendrán. No niego ni por un segundo que pudiera parecer que las cosas se salen de control y se descarrilan, pero Dios está en control y eso no afecta la asignación que recibimos y el trabajo a realizar, para el cual fuimos equipados. Estamos entrando en los días de la mayor cosecha de almas que hayamos visto. La gente está hambrienta por la Verdad. Tenemos una asignación y órdenes emitidas desde el cuartel general. Este es nuestro enfoque y ese es nuestro destino.

 

Nacimiento explosivo

Años atrás tuve un sueño donde estaba por dar a luz un bebé. El equipo médico había cubierto las paredes de la sala de parto porque sabían que sería un nacimiento explosivo. El equipo quirúrgico me dio una solución al inducirme el trabajo de parto, pero eso no estaba funcionando. Existe un ritmo para que ocurra el nacimiento espiritual y los hombres no pueden manipularlo para que suceda antes de tiempo.

 

El hecho que fuera un nacimiento explosivo me dice que existen muchas partes diferentes para este nuevo nacimiento. Cuando algo explota se parte en muchos pedazos. Creo que estamos siendo preparados para manejar varios proyectos al mismo tiempo saliendo del mismo vientre. Estos proyectos estarán conectados entre sí, pero tendrán su identidad propia. Este próximo año nacerán muchos ministerios que esenciales para anunciar su Reino. Aunque son diferentes unos de otros, todos saldrán del mismo Reino y tendrán funciones específicas. Invenciones y nuevos descubrimientos alentarán nuevas expresiones del Reino de Dios. Estos nuevos nacimientos estarán alimentados con poder, estrategias y creatividad.

 

No tema a lo nuevo

Dios provocó esto. Él es el Autor y consumador de la obra que comenzó en cada uno de nosotros. Luego de muchos años de ministerio, finalmente me rendí al hecho que “Él sabe más que yo acerca de su Reino, su ministerio, su gobierno, sus procesos, su alineamiento, su expresión y sus maneras de comunicarse con todos nosotros”.

 

clip_image006Nuestra postura es asegurarnos en el Señor para que Él dirija nuestros pasos. El perfecto amor echa fuera el temor y la rendición absoluta guarda nuestros pies de una caída. Cuando pastoreamos congregaciones y enfrentamos desafíos respecto de las personas y sus vidas, recuerdo que Dios me habló con claridad: “Cindy, tú no moriste por esta gente, Yo lo hice. Tú no los salvaste, Yo lo hice”. Qué alivio tremendo sentí. No debía hacer el trabajo de Dios, sólo debía cumplir su voluntad y era ser una hija del Rey. Soy una hija de Dios antes que un ministro. El ministerio es una expresión de mi relación sólida con Él.

 

Dios está haciendo cosas nuevas. Sólo debemos seguir al Líder. Si cada día abrazamos sus misericordias y cada día tomamos su carga, entonces todo estará bien. Somos completos en Él y en nadie más.

 

Cindy McGill

(www.elijahlist.com)