jueves, 16 de noviembre de 2017

“Palabras proféticas para hoy, para el 2018 y más allá: El justo juicio de Dios y exposición de las cosas encubiertas”


Por Phyllis Ford

El Señor dice: “Es tiempo para afirmarse en mi gloria y mi luz, un lugar donde el temor no te puede abrumar. Un lugar donde estarás protegido por el entendimiento que soy tu Hacedor y tu lugar de morada. Debes saber que estoy contigo, por ti y en ti. Debes saber que puedes vencer todo lo que se levante contra tu vida. Debes mantenerte donde mi Espíritu pueda dirigirte y proveerte la revelación de lo que debes conocer, junto con aquello para lo cual fuiste posicionado para realizar”. 

“No permitas que tus circunstancias te dirijan, declara, decreta, gobierna y reina ante todo lo que está ocurriendo a tu alrededor. Conocerás cómo maniobrar con seguridad, pero sabrás cómo ejercitar tu fe en medio de los obstáculos y las circunstancias. Camina como un hijo, mientras declaro sobre tu vida lo que debes hacer y la dirección que debes tomar en la vida, mientras caminas en la senda de tu destino. Quédate en la luz de mi presencia, la luz de mi gloria y la luz de mi Palabra. Serás capaz de ver lo que está ante ti y lo que está por ocurrir, antes que ocurra”.

Mis juicios justos
“Hubo reuniones de alto nivel en los EEUU, detrás de puertas cerradas. Como resultado, las cosas comenzaron a moverse. Mientras las cosas se manifiestan, aparentemente todo irá en una sola dirección, pero cuando concluya el tiempo, recobraremos la victoria y aquellos que parecían tener ventaja, pasarán a ser los evaluados. Me estoy moviendo en este tiempo para soltar mis juicios justos en la tierra y tratar con aquellos que se burlaron y son arrogantes con su propio poder, su influencia será humillada por Mi mano poderosa”

“Una determinación renovada vendrá para echar nuestras preocupaciones sobre Aquel que nos fortalece, nos guía y nos mantiene enfocados en Él”
“Las manos de los impíos y sus obras fueron pesadas en los balances y fueron halladas deficientes. Tengo un propósito redentivo y la restauración de mi pueblo ocupará la mayor parte de mi plan”.

1 Corintios 2:9 dice: “Sin embargo, como está escrito: Ningún ojo ha visto, ningún oído ha escuchado, ninguna mente humana ha concebido lo que Dios ha preparado para quienes lo aman”.

El Señor dice: “Derribaré los árboles altos y exaltaré a los árboles bajos, descubriré todas las cosas. Revertiré lo que estableció el enemigo. Cuando veas lo que está por ocurrir, no desmayes ni te sientas intimidado, porque habrá cambios y correcciones fuertes. Un cambio, un despertar y un gobierno en medio del gobierno, y lo haré a mi manera. Determinaré el destino de aquellos que estuvieron en poder. Tengo mi manera de hacer las cosas y mi palabra es la última”.

“Removeré estos fundamentos perversos y destruiré lo que no representa mi plan. Manifestaré una nueva fortaleza y una nueva gloria que tratará con las obras de las tinieblas y establecerá el nuevo curso por donde debes avanzar. Estás a punto de ver cosas que te atemorizarán, pero debes darte cuenta que los juicios justos fueron establecidos mucho tiempo atrás. Estas cosas deben seguir su curso para que se pueda manifestar el cambio real en esta nación. Debes conocer que hay planes de guerras, planes de levantamientos y planes de traición, pero también hay planes para estar a favor de lo que es santo y correcto”.

¡Observa y prepárate!
“Establecí planes para ayudarte a vencer lo que viene sobre la tierra. Debes afirmarte en fe y en el entendimiento que te revelaré, esto manifestará la luz de mi gloria y brillará sobre tu corazón. Estableceré para tu vida una nueva restauración que te ayudará a crecer y moverte con perseverancia y una fuerza inconmovible”.

Isaías 40:31 dice: “… pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán”.

“Toma lo que te estoy entregando y prepárate. Debes cumplir la obra y los planes para tu preparación y preservación. Es importante que implementes y te prepares en lo que puse en tus manos, para que puedas caminar en mi sabiduría para tu protección y tu defensa. Estaré a tu lado, mostrándote y ayudándote a poner las cosas en su lugar, hablando palabras de dirección y consuelo”.

“No te preocupes porque estás más preparado de lo que piensas y sabes más de lo que crees. Este es un tiempo para observar e implementar. Cuando Nehemías reedificó el muro, vigilaban y oraban, edificaban y vigilaban, una mano para edificar y una mano para pelear al sonido de una trompeta y el muro fue edificado” (Nehemías 4:9,17-18, 21). Ahora estas cosas son esenciales.

“Esta vigilia te preparará por el camino. Es una vigilia profética que te ayudará a ver tu camino en los próximos seis meses, para que puedas estar preparado. Espera en mí y permíteme fortalecerte para el camino que te espera por delante y alumbrarte sobre las cosas que vendrán”.

Revelaciones proféticas
Este es un mes que traerá una gran revelación de los planes que los hombres hicieron a puertas cerradas. Antes que termine este mes, conoceremos muchas conspiraciones que algunos imaginaron, teorizaron e incluso sintieron que eran proféticas. Veremos la manifestación de acuerdos conspirativos que dieron lugar a estrategias y se implementaron, manteniéndolos ocultos a los ojos de las personas. Sin embargo, el Señor dijo que se está por producir una evaluación importante de la realidad, mientras el enemigo continúa moviéndose hacia nuevas exposiciones.

Sin embargo, las oraciones fervientes de los justos pueden mucho y el poder de Dios se moverá en los corazones de un pueblo preparado, mientras continuarán avanzando y venciendo.

Exposición de la corrupción
Unos dos meses atrás tuve un sueño. Esta es la respuesta que recibí del Señor sobre ese sueño: “Habrá una gran exposición de la corrupción. Algunos casos a nivel del gobierno y otros en el nivel de aquellos que le dijeron qué hacer al gobierno. Están los que fueron señalados para lo que muchos ya determinaron a puertas cerradas. Muchas manos estuvieron involucradas, pero algunos serán designados para tomar la caída”.

“Todos estos estaban conectados con las exposiciones y se corrompieron. Las manos que fueron parte de ello, lo hicieron porque estaban determinados a beneficiarse de ello. Pero grande será su caída y muchos comprenderán que mi justicia será establecida en medio de lo que se denomina justicia y las acciones de estos hombres serán expuestas y eliminadas”.
“Cosas que ojo no vio, oído no oyó, ni subieron al corazón de un hombre, son las cosas que el Señor preparó para quienes lo aman”

Proverbios 6:18 dice: “El corazón que hace planes perversos, los pies que corren a hacer lo malo”.

“Los pies que se apresuran a correr hacia el mal, no solo tendrán que pagar el precio de su propia ruina. Aunque tengo un recurso. Es su estabilidad y su verdad que surgirán de las cenizas de la destrucción de estos sistemas. Conocerán la fuerza de mi mano y los voltearé una y otra vez. El sacudimiento del liderazgo y las cabezas de gobierno ya comenzó y continuarán, y también habrá sacudones en la tierra”

Palabra del Señor hasta el final del año
Este será un mes donde muchos mirarán hacia atrás y lo recordarán como un tiempo de “preparación precisa” para avanzar. Aunque veremos situaciones extremas en varios niveles con grandes triunfos mientras atravesamos las pruebas y las tribulaciones, conociendo que existe una sucesión de cosas que seguirán su curso en nuestras vidas. Habrá situaciones tipo “ahora o nunca” que se verán como la causa de las rachas de crecimiento espiritual, madurándonos en un mar de transición.

Incluso nos encontraremos literalmente involucrados en caminos que jamás pensamos que podíamos estar. Desarrollaremos nuevas áreas donde confiaremos en Dios primero y luego otras como resultado de sus conexiones divinas. Este es el tiempo para dejar ir al peso de muerte emocional que nos mantuvo estancados en el mismo lugar. Seremos desafiados para abrir áreas de nuestra vida para desarrollar y comenzar nuevos emprendimientos. Esta nueva exigencia nos obligará a ser más diligentes y más disciplinados que antes.

Literalmente estamos saliendo de un proceso de parto donde estuvimos siendo preparados para enfrentar desafíos y afirmarnos en áreas donde nos encontraremos liderando por el ejemplo. Primero debemos hacer lo que sea necesario en nosotros y luego ver cómo nos afectará a nosotros en primer lugar y menos a otros.

Existe una dimensión de adoración que está alineada con una experiencia de vaciamiento y plenitud que ocurrirá ahora. Esto dará a luz un tiempo de cambio radical que desatará una ola de gloria. En ella habrá sanidad y un desprendimiento de los viejos patrones de pensamiento que serán afectados y transformados, mientras muchos serán llenos con el conocimiento de la voluntad de Dios para sus vidas. Será como si la gente sale de un capullo de espera y entra al tiempo que vendrá. Se vaciarán de las lágrimas y el dolor asociado con las viejas heridas, los abusos y el peso del pecado que se desplegó de nosotros, haciéndonos caer en las garras del engaño. ¡Debemos remover estas cosas! Que una atmósfera de libertad, llena de propósito, sea una luz en nuestros corazones. Vendrá una determinación renovada para volcar nuestras preocupaciones sobre Aquel que nos fortalecerá, nos guiará y nos mantendrá enfocados en Él.

Pude oír al Señor que decía: “Tocaré multitudes en medio de la adoración. Habrá una renovación en la presencia del Señor que sanará a muchos de las heridas emocionales. Los que tienen hambre y sed serán saciados y llenos”. Creo que estamos por embarcarnos en un camino de adoración que todavía no probamos o vimos (Salmo 34:8).

Ordenando correctamente nuestras prioridades
Es tiempo para prevalecer en oración y vestirnos con dedicación en las cosas que el Señor nos está guiando. ¿Estableceremos nuestras prioridades en su lugar para ser efectivos en el liderazgo en este tiempo?

Como líderes seremos derramados para que la plenitud del propósito se pueda manifestar. En el desarrollo de lo que nos advirtieron, lo que no cambió será expuesto. Debemos ser responsables por nuestras acciones. El Señor derribará el árbol erguido y exaltará al árbol bajo. Desde ahora hasta Marzo del 2018 habrá un trato profundo con el espíritu de orgullo y celebridad. Los que caminarán en humildad y compasión tocarán a muchos y entrarán en un tiempo hermoso de apertura, caminando en transparencia como un pueblo de verdad y justicia.

Todos caminaremos en el entendimiento que “somos capaces en Cristo”. Veremos cómo son desmantelados, descubiertos y removidos los ídolos de engaño. Incluso los huertos que fueron sembrados en la auto justificación, serán arrancados. No debemos permitir que el temor del enemigo gobierne nuestra vida y permitir que nos gobierne el estándar del temor del Señor para reinar.

Si estamos abiertos y listos para ser transformados, debemos estar atentos a lo que ocurrirá y cómo el Señor Todopoderoso rugirá por toda la Tierra. Los que tengan un corazón hambriento ayudarán a los que fueron escogidos para ayudarlos a avanzar espiritual y emocionalmente (llenos con el aceite fresco y el vino Nuevo de su Pacto). Este es el tiempo de crecer en el Tabernáculo. Es una clave en la preparación para esta hora (Isaías 22:22).  

Phyllis Ford


“Un Reformador angelical golpeará la Tierra en estos próximos meses”


Por Theresa Phillips

El Reformador
Mientras me encontraba sentada en mi rincón, meditaba sobre la reforma de Martín Lutero. El coraje que tuvo este hombre, una determinación en su alma y su espíritu, por ver al Espíritu del Dios viviente despertando a los creyentes sorprendidos. En la medida que mi mente era cautivada por el pensamiento de la reforma, comencé a recibir una palabra profética. Pude ver un ángel que tenía por lo menos 10 metros de alto o quizá un poco más. Estaba de pie con una espada en su mano derecha y una bandera blanca de rendición en su mano izquierda. Dijo que su nombre era “Reformador”.

Luego lo oí hablar con precisión, como si el sonido de su voz fuera como el estruendo de muchas aguas. No era Dios, pero supe en un instante que era un ángel del Señor. Me di cuenta que los océanos estaban oyendo el sonido de la voz de este ángel y toda la creación respondía. Era un arcángel de alto rango.

Me quedé muy quieta observando con mi espíritu, cuando la visión se interrumpió. Pude ver a un pájaro volando en el lugar de este ángel masivo. El pájaro tenía el rostro de una paloma, aunque era poderoso como un águila. Pasó volando cerca de este ángel llamado Reformador. El ángel se inclinó con reverencia y toda la creación también comenzó a responder en reverencia. Mi corazón comenzó a latir tan rápido que pensé que se iba a salir de mi cuerpo.

El ángel comenzó a moverse lentamente, aunque sin tocar el terreno. Sin embargo, la espada estaba apuntando hacia la tierra y repentinamente la enterró en el terreno. Todo lo que tocaba la espada en la tierra, se volvía verde y lleno de vida. Las flores que nunca antes habían brotado, comenzaron a florecer. Surgía la vida donde nunca antes había existido. ¡La vista era majestuosamente espectacular!

La Iglesia será reformada
Luego el ángel habló con claridad en la atmósfera. Comencé a comprender el sonido. Comenzó a establecer su propósito único como vemos a continuación: “La Iglesia será reformada. Entrará en un tipo de reforma escolar. La Iglesia Presbiteriana tendrá una visitación. Muchos en la Iglesia Católica comenzarán a clamar ‘no, no, queremos el modelo de la Palabra’. Sí, estas dos denominaciones comenzarán un movimiento. Fui asignado para hacer mi parte”, dijo el ángel. Esta vez el ángel me miraba mientras hablaba y comencé a temblar.

Luego tuve otra visión. Comencé a ver al liderazgo de todas las denominaciones uniéndose para clamar por nuestro Hacedor Todopoderoso. Dijeron: “Todopoderoso ven y enséñanos tus caminos. Porque son mejores que los nuestros” (ver Isaías 55:8-9). Atrapada por la visión que estaba recibiendo, comencé a llorar. Pregunté, “¿Su majestad, esto podría ser realidad? ¿Esto es real Dios? ¿Realmente se unirán? ¿Clamaremos juntos?”.

Podía sentir las lágrimas descendiendo por mi rostro, lágrimas rojas y calientes. El ángel se movió cuando oyó mi llanto. Yo podía sentirlo de manera constante. Repentinamente, la presencia amada del Espíritu Santo comenzó a tocarme la espalda. Me quedé muy quieta y el Espíritu Santo, el Dios divino, comenzó a hablarme. A estas alturas estaba deshecha por lo que acababa de ver.

¡Llámame por mi nombre!
El Espíritu Santo dijo: “Teresa, escribe esto con claridad: Dile a la gente que el avivamiento que anhelaron será una reforma de lo que fue, lo que es y lo que vendrá. Visitaré las jerarquías denominacionales y habrá un cambio. Habrá un clamor fuerte y sin límites (Isaías 58:1). Se expulsarán los demonios fuera de la casa del Padre (Marcos 1:39). Habrá llamados al altar para que la Iglesia vuelva al primer amor (Apocalipsis 2:4). Los niños volverán a la casa del Señor y encontrarán gozo”.

“Todavía no es el final. Te dije esto antes. Ahora ve y dile a mi pueblo que declare mi Nombre (Jesús) mientras estoy cerca (Isaías 55:6). Envié ayuda, su nombre es Reformador y lo envié para que golpee la tierra en los próximos seis meses, y la Iglesia comenzará a clamar en unidad y las familias se volverán hacia mí. Estoy trayendo una convicción fresca para rescatar a mi pueblo. Estoy buscando gente que se pare en la brecha como Moisés, Daniel y José. Los hallaré. Habrá una liberación de muchos cautivos por todo el mundo por mi causa. Tomaré cautivos a los enemigos de la Cruz. Porque muchos enemigos aparecerán como si hubieran perdido la mente y este no es el final”.

Manifiéstenme
Por esta razón Dios envió un engaño poderoso y creerán que miente (2 Tesalonisenses 2:11). El Señor me preguntó: “¿Puedes ver que esto ya comenzó? Te estoy pidiendo que les digas que le estoy dando una nueva oportunidad a la Iglesia. Recuerda que la tierra está gimiendo y anhelando por la manifestación de los hijos del Padre. ¡Manifiéstenme!”, dice el Señor (Romanos 8:19). “Ahora te digo que habrá señales en los cielos, serán llamadas ‘truenos de nieve’ y reconocerán mi voz. Serás asignada a mi pueblo y dirás que estoy en la movida”, dice el Señor.

Que Dios nos bendiga mientras obedecemos al mandato del Señor. Avanzaré y declararé esta reforma de la Iglesia. Envía a ese ángel, Señor. Envíalo. Amén.

Dr. Theresa Phillips