viernes, 24 de junio de 2016

Primer Seminario de la Escuela de Gestión en el Hotel Cuesta Blanca, Córdoba


Entre los días 16 al 20 de Junio del corriente año, el Señor nos permitió desarrollar nuestro primer Seminario de la Escuela de Gestión en el Hotel Cuesta Blanca, Córdoba, Argentina. El Seminario contó con una carga académica de 38 horas de clases teórico-prácticas, a cargo de profesionales idóneos y con una vasta experiencia en cada una de las materias asignadas.

En esta oportunidad nos acompañaron 50 participantes de las Provincias de Buenos Aires, Entre Ríos, Tucumán, Córdoba, Rio Negro, La Pampa, Jujuy y Mendoza. También nos acompañó una participante que viajó desde Paraguay. Todos desempeñaban sus actividades en el sector público, el sector privado o en el ámbito de la Iglesia.

 
Desde el primer taller se pudo observar un clima de compañerismo y comunión entre los participantes que fue la marca que caracterizó a este Seminario. Podíamos ver cómo el Señor iba trabajando en el carácter de cada uno de los participantes, quienes fueron compenetrándose con cada tema expuesto. El resultado de los trabajos prácticos que siguieron al dictado de cada materia, demostraron un elevado nivel de compromiso de los participantes y la comprensión del contenido de cada asignación.

En esta oportunidad nos acompañaron el Ingeniero Guillermo Virginillo, quien tuvo a su cargo el dictado de la materia “Resolución de conflictos”, el Licenciado Jorge Achor, dictando la materia “Cómo tomar de decisiones y delegar tareas”, el Licenciado Abel Ballistreri dictando las materias “Principios de liderazgo” y “Mayordomía integral” y el Doctor Bladimiro Wojtowicz dictando las materias “Estilos de liderazgo”, “Motivación, entrenamiento y movilización de equipos de trabajo”, “Uso de métodos audiovisuales” y “Presentación de proyectos de inversión”.

Si bien todas las mañanas nos despertábamos con una temperatura exterior bajo cero, cuando comenzábamos las actividades a las 7 am con el devocional diario, la temperatura dentro del edificio era de unos 20 grados. El entusiasmo que manifestó el grupo ante cada tema que se presentaba y luego en los trabajos prácticos, disipó el cansancio y la presión que les imprimía una agenda de trabajo tan apretada.

Las instalaciones y el personal del Hotel Cuesta Blanca realmente merecen una mención aparte. El nivel de calidez, disposición y servicio demostrado por el personal y el supervisor del Hotel, sumado a unas instalaciones acorde a las demandas de la actividad que realizamos, sin duda fueron un aporte clave al nivel de calidad y excelencia alcanzado en el desarrollo de este Seminario.


A continuación compartiré algunos de los testimonios de los participantes de este Seminario:

“Nos llevamos una enseñanza práctica que podremos implementar, no solo en el ámbito de la Iglesia, sino en nuestras familias y en nuestros lugares de trabajo”. Érica Peralta, La Paz, Entre Ríos.

“Recibimos herramientas prácticas que nos permitirán transformar nuestros ambientes de trabajo para reflejar el gobierno del Reino”. Marta Sena, La Paz, Entre Ríos.
 
“Fue un tiempo muy bien aprovechado, una oportunidad única que me permitirá incrementar mis niveles de productividad personal”. Pablo Gutiérrez, Llavallol, Buenos Aires.

“Este entrenamiento me permitió desarrollar un criterio para gestionar un liderazgo de avanzada, según los estándares que el Reino de Dios nos demanda en este tiempo”. Apóstol Raúl Banez, Bahía Blanca, Buenos Aires.

“Este Seminario me permitió ordenar muchas cosas en mi vida. Entiendo que el nivel de orden que alcance en mi gestión diaria, determinará cuánto de la bendición de Dios se reflejará en mi vida. Recomiendo este Seminario por su nivel académico y práctico”. Ruth Córdoba, Córdoba Capital, Córdoba.
 
“Este Seminario marcó un punto de inflexión en mi vida, tanto dentro de mi congregación como en el ámbito profesional. Ahora puedo decir que tengo las herramientas que necesito para alcanzar los objetivos que me propuse”. Estela Villalba, Encarnación, Paraguay.

“Para mí este Seminario fue un tiempo donde Dios
me reveló claves para optimizar el rendimiento en mi trabajo profesional, para lograr así las metas que me propuse. Agradezco a todo el equipo docente por las enseñanzas impartidas”. Guillermo Alberti, Junín, Buenos Aires.


“Este Seminario me hizo replantear mis estrategias de trabajo. Cada enseñanza expuso las causas por las cuales tenía resultados escasos en algunas áreas de mi vida. Estoy muy agradecida a Dios por la calidad de los expositores y la atención del personal del Hotel”. María de los Ángeles Sen, Tucumán capital, Tucumán.

“A lo largo de este Seminario recibí herramientas que me permitieron ordenar las ideas y proyectos que quería desarrollar en mi trabajo. Ahora puedo ver con mayor claridad cómo Dios quiere implementar esas ideas a través de mi vida. Estoy muy agradecida a Dios por la oportunidad de participar de este Seminario de entrenamiento”. Tucumán capital, Tucumán.

“Este Seminario superó ampliamente mis expectativas. No fue solo un entrenamiento teórico, las actividades prácticas reforzaron cada una de las enseñanzas y me permitieron comprobar su efectividad. Esto me desafía a llevar al campo laboral lo que aprendí. Estoy por demás agradecido con las atenciones que nos brindaron todo el equipo”. Javier Pérez, Cipolletti, Río Negro.

“Me llevo las herramientas necesarias para corregir e implementar todos los proyectos que Dios me encomendó. Creo que la Iglesia que viene necesitará elevados niveles de gestión para ejercer su llamado de gobierno. Recomiendo esta Escuela de Gestión para todos aquellos que se encuentran ejerciendo el liderazgo”. Susana Macagno, Oncativo, Córdoba.

“Este Seminario marcó mi vida porque me permitió reconocer las causas por las cuales me costaba obtener resultados en ciertas áreas de mi vida. Aprendí que un líder no puede ser improvisado, porque la Iglesia que viene reclamará niveles elevados de gestión. Ahora puedo ver con claridad que estoy en condiciones de alcanzar niveles mayores de despeño personal y profesional”. Ruth Ceballos, Córdoba capital, Córdoba.


Como director de la Escuela de Gestión, no puedo más que estar agradecido con cada uno de los participantes, por la calidad de compromiso que manifestaron a lo largo de todo el Seminario. También extiendo mi agradecimiento a todo nuestro equipo de trabajo, tanto a los docentes, a nuestras coordinadoras y al personal y las autoridades del Hotel Cuesta Blanca, por el nivel de compromiso y la calidez en la atención que nos brindaron a toda hora. Pero por encima de todo, quiero expresarle nuestro profundo agradecimiento al Señor Jesucristo, por abrirnos este espacio en su Reino para entrenarnos en la implementación de su voluntad.  



Prof.Dr.Bladimiro Wojtowicz

Director de la Escuela de Gestión

Para mayor información: ministeriodeensenza5@gmail.com

martes, 21 de junio de 2016

“Un Espíritu de anticipación está soplando sobre mi pueblo”

Por Mary Dorian

Palabra profética del Señor: “¡Levántate, pueblo mío!”
“Está soplando un Espíritu de anticipación sobre mi pueblo en este nuevo mes y para esta nueva temporada. Es más que esperanza o más que desear que ocurra. Es un entusiasmo real y excitante por algo. Esto es lo que esta generación debe ver. La Palabra nos dice en Romanos 8 que aún todo el mundo está sintiendo esta anticipación. Es una anticipación profundamente gozosa”.

“Puedes sentirlo dentro de tu vientre. Es como observar a una mariposa moviendo sus alas cuando queda libre del capullo o la primera vez que una mujer embarazada siente el movimiento del bebé dentro de su vientre. No se demorará ni se pospondrá para otra temporada. Viene hacia tu vida hoy con una orden de mi Espíritu: ‘¡Levántate, pueblo mío!’”.

“Por demasiado tiempo estuviste escondido. Demasiado tiempo tuviste miedo de lo que decían los hombres. Yo sé que tuviste esperanza antes, tuviste expectativas pero no viste la manifestación de tu esperanza. Sin embargo, este Espíritu de anticipación está vivo. Viene de mí cuando hablo mi Palabra para darle forma a los mundos que vendrán, equipando y dándoles propósito. Las cosas que hoy se ven no fueron hechas de las cosas visibles, fueron llamadas a existencia por la fe”, dice el Señor.

El número “9”
Mientras reflexionaba acerca de esta palabra, no podía dejar de ver el número 9. En la interpretación de este sueño este número simbolizaba la cercanía del final o la conclusión de algo. Para muchos este mes representa el final de la espera para el tiempo que viene. Piénselo de esta manera. Está ante un juez que golpea su martillo y anuncia: “Este caso ha sido rechazado”. Está hecho, terminado, ya pasó. Si está involucrado en un caso judicial o estuvo esperando por la resolución de algo que se dilató en el tiempo, especialmente en el área financiera, entonces este es su tiempo. La espera se terminó.

Abriendo las puertas
Escuché un sonido. Primero no estaba segura qué era. Era el sonido de una puerta pesada y antigua que se estaba abriendo. Hacía un sonido crujiente muy fuerte y supe que esa puerta estuvo cerrada durante mucho tiempo. También pude ver en el espíritu que la gente que estaba encadenada quedaba libre. Cuando sus cadenas iban cayendo hacían un sonido particular. Entonces los que estaban cautivos quedaron en libertad.

El Salmo 24:7-10 dice: “Eleven, puertas, sus dinteles; levántense, puertas antiguas, que va a entrar el Rey de la gloria. ¿Quién es este Rey de la gloria? El Señor, el fuerte y valiente, el Señor, el valiente guerrero. Eleven, puertas, sus dinteles; levántense, puertas antiguas, que va a entrar el Rey de la gloria. ¿Quién es este Rey de la gloria? Es el Señor Todopoderoso; ¡él es el Rey de la gloria! Selah”.

En este tiempo, Cielo y tierra están trabajando juntos de una manera visible  y tangible dirigida por el Señor, el Capitán de las huestes de Ángeles. Jerusalén, especialmente en este tiempo, se abrirá para que sea vista la gloria de Dios. La Puerta Espiritual sobre esa ciudad está abierta. Las cosas no volverán a ser las mismas. 

Un galardonador de quienes lo buscan con diligencia
Las Escrituras nos dicen que Dios es fiel y reconoce a quienes se mantuvieron en el curso a pesar de las circunstancias difíciles. Esta palabra es para muchos. Su fidelidad no ha sido en vano. En este tiempo, habrá una recompensa por su diligencia. Dios será su super abundante recompensa porque usted es de Él. El Señor se deleita en usted. Malaquías 3:16-17 nos habla del libro de las memorias, escrito acerca de aquellos que hablaron con frecuencia acerca del Señor y su fidelidad. En el verso 17 el Señor dice: “Y serán para mí especial tesoro, ha dicho Jehová de los ejércitos, en el día en que yo actúe; y los perdonaré, como el hombre que perdona a su hijo que le sirve”.

Preste atención a las gemas en el mes de Junio y por el resto del verano. Percibo que oiremos acerca de ellas manifestándose en las reuniones y en los hogares, como una señal de confirmación del amor de Dios que considera a su pueblo como su tesoro personal.

“No teman, porque todo lo escondido será revelado”
Junio es un mes de revelación. Las cosas que están escondidas o guardadas en secreto, serán reveladas. Jesús habló esto y quedó registrado en Mateo 10:26. A veces pensamos que si Dios va a revelar algo y lo trae de las tinieblas a la luz, debe ser algo sobre los tiempos finales, el diablo o el pecado. Pero Dios tiene tesoros escondidos en las tinieblas (Isaías 45:3) reservados para este tiempo.

Busquemos a Dios por más en este nuevo mes, pero no para nosotros mismos sino para la gente del mundo. Dios se está moviendo en un gran conocimiento y revelación de su corazón hacia la gente que necesita verlo y conocerlo. Hay muchos secretos que el Señor le revelará a su pueblo en este tiempo. Nos mostrará grandes cosas para que podamos declararlas con osadía a un mundo que necesita conocerlo desesperadamente.

Mary Dorian

(www.elijahlist.com)