viernes, 20 de mayo de 2016

“¡Prepárese para el siguiente nivel de aceleración que se soltará en junio! En la segunda mitad del 2016 veremos dobles porciones de aceleración”

Por Lana Vawser

Un encuentro de aceleración para junio
Tuve un encuentro con el señor donde me mostró otro nivel de aceleración que se soltaba sobre el Cuerpo de Cristo a partir de junio. Pude ver la aceleración en el espíritu aumentando de una manera dramática en junio y para el resto del año. Esto determinará un cambio significativo y una apertura en dobles porciones en todo lo que hemos visto.

Mientras veía esto, pude ver a Jesús sentado en una habitación hermosa, pequeña y agradable. Estaba sentado en una mesa de madera, esperando que su pueblo se presentara y se sentara con Él. Supe que esta habitación representaba el lugar secreto. Cuando miré la mesa delante de Él, pude ver un planificador anual y resaltaban los meses desde junio hasta diciembre.

Luego oí decir al Señor: “Debe haber una preparación para el nuevo nivel de aceleración. Estas próximas semanas hasta junio es un tiempo para reescribir y reestablecer límites y estructuras que les permitirán moverse en esta aceleración con mucha fortaleza, profundidad y longevidad en Mí. Mi corazón para mi pueblo es este nuevo nivel de aceleración es tener límites, hábitos y estilos de vida saludables, en lugar y en orden para prosperar en avivamientos, aceleración y aumento, para no ser vencidos y abrumados”.

Observaba mientras la gente oía la invitación del Señor para reescribir y reestablecer los límites, hábitos y estilos de vida saludables con Él, y luego entré en esta habitación. Pude ver a Jesús revisando con ellos lo que ya estaba en su lugar, retocando, reformulando y agregando cosas. Había muchos puntos en el planificador, pero los que resaltaron ante mis ojos fueron:

Días de revelación (días/tiempos a solas con el Señor para buscar su corazón, donde la revelación viene y se derrama).
Tiempo de matrimonio y familia.
Tiempo para cuidar el alma (tomar tiempo para atender el alma, descansar y practicar un pasatiempo).
Tiempo de sanidad, luego de una cirugía cardíaca (tiempos para tratar con el Señor y con otros, oración, etc; es allí cuando la escoria sale a la superficie).
Hábitos saludables (alimentación, ejercicio).

Mientras observaba estas áreas diferentes establecidas y planificadas, pude ver que todas se reunían para crear una hermosa armonía y balance en el espíritu, donde había un fluir poderoso del Espíritu Santo a través de sus vidas. Pude ver fortaleza sobre sus vidas, luego de haberse fortalecido en la intimidad con Él para fortalecer al cuerpo, al alma, al corazón, a la mente, etc.

El Señor estaba resaltando la necesidad del balance y las prioridades. Al poner en práctica la sabiduría de Dios, veremos estos tiempos de aceleración, administrados con pureza, integridad y gran alivio.

Cada planificador se veía diferente para cada persona, pero estaban reestablecidos los fundamentos y las prioridades ante Él para asegurarse que ante este aumento de la aceleración que se estaba soltando, su pueblo estuviera preparado para ello en lo natural. Mientras observaba estos planificadores, pude ver lo que parecía como confeti saliendo de ellos y volando por todas partes. En ese momento me vi rodeada por la palabra “celebración”. Habrá mucha celebración en esta aceleración, pero el Señor quiere que su pueblo se mueva preparándose para esta nueva aceleración.

¡Vientos de aceleración!
Pude oír al Señor diciendo: “Muchas cosas comenzarán a ocurrir demasiado rápido y será glorioso. Habrá una gran apertura. Habrá un gran reposo fundamentado en todo lo que mi pueblo ponga a mis pies y someta a mi voluntad, a mi sabiduría y camine por donde me mueva. Viven para mí, porque quieren agradarme y no agradar a los hombres. Se soltarán muchas oportunidades, favor y aumento en estos vientos de aceleración que están a punto de adquirir velocidad. Mi pueblo se tiene que preparar ahora para esto. Habrá gracia sobre gracia, sobre gracia, sobre gracia en esta aceleración, pero mi pueblo debe ser sabio con quienes comparten sus vidas, su tiempo y sus cuerpos mientras ocurre el aumento”.

Estos vientos de aceleración traerán cambios y transformaciones significativas, sumado a una gran responsabilidad. Las estacas se extenderán significativamente desde junio en adelante. Este nuevo nivel de aceleración no será con stress si implementamos la sabiduría que el Señor está impartiendo. En la medida que haya una dependencia profunda en Él y en vivir en la sabiduría que surge desde el lugar secreto. El Señor establecerá nuestra fortaleza y las prioridades correctas para que perduren.

El Señor está preparando a su pueblo en madurez para avanzar con gran fortaleza en Él y tener vidas llenas de un balance saludable.

Lana Vawser

(www.elijahlist.com)

“Abrazando los vientos de cambio”


Por Luc Niebergall
Unos meses atrás, experimenté una señal profética interesante del Señor que creo describe algo que Él está haciendo en su Iglesia a escala global. Mientras ministraba en una conferencia en Canadá, el Espíritu Santo me susurró una palabra del Señor. Mientras hablaba, el Señor me dijo que soltara esta palabra en público: “Están soplando vientos de cambio”.

Justo después de finalizar el servicio, comenzó a soplar un viento inusualmente fuerte sobre esta ciudad en particular. De hecho, los vientos eran tan fuertes que con mi esposa no pudimos dormir toda la noche debido a la intensidad del viento. También tuve un sueño hace poco donde estaba de pie en el Edén, mirando hacia el Árbol de la Vida. Repentinamente, los vientos de cambio comenzaron a soplar sobre el árbol y a través de las hojas. Estas hojas luego comenzaron a descender sobre las naciones, trayendo gran sanidad.

Apocalipsis 22:2: “… y corría por el centro de la calle principal de la ciudad. A cada lado del río estaba el árbol de la vida, que produce doce cosechas al año, una por mes; y las hojas del árbol son para la salud de las naciones”.

Percibo que el Señor está declarando que los vientos de cambio están soplando sobre la Iglesia ahora mismo. Dios está soplando transición sobre gran parte del Cuerpo de Cristo. Recientemente me encontré con mucha gente que me dijo que en este tiempo Dios los estuvo moviendo y realineando. Existe una gran cantidad de personas en tiempos de transición ahora mismo, donde están siendo reubicados físicamente, en su visión o en su trabajo ministerial, o se están realineando los deseos de su corazón.

Muchas nuevas puertas inesperadas se estuvieron abriendo para la gente, así como muchas puertas del pasado que se cerraron. Dios está haciendo un realineamiento divino con su pueblo para lo que está por hacer en la tierra, para que puedan recibir apropiadamente lo que está impartiendo a escala global. En la medida que la Iglesia abrace el alineamiento divino que Dios está implementando, comenzaremos a experimentar las hojas del árbol que están descendiendo, para traer sanidad a las naciones de una manera nueva que nunca antes hemos visto.

Vientos que alimentan las llamas
También estuve hablando con muchas personas donde el viento de cambio de Dios estuvo soplando en sus vidas, aunque sus circunstancias aún no terminaron de cambiar. Si usted está en un tiempo donde se siente extremadamente agitado, podría ser que Dios esté preparando su corazón para la transición. Quizá se sienta de esta manera porque aunque sigue habitando en su tiempo presente, Dios está declarando cosas nuevas en su corazón. Esto le dará el coraje para salir de lo viejo y entrar en lo nuevo. Con frecuencia Dios transforma nuestros corazones antes de cambiar nuestras circunstancias.

En la medida que los vientos de cambio están soplando sobre la Iglesia, creo que estos vientos alimentarán las llamas del fuego que Dios estableció en nuestros corazones. Tuve una visión del trono de Dios sobre las naciones. En la visión había dos ríos fluyendo desde el trono. Sin embargo, los ríos no eran de agua, eran ríos de fuego. El primer río se llamaba “Fuego de avivamiento”. El segundo río se llamaba “Fuego refinador”. Mientras miraba sobre los ríos de fuego fluyendo por las naciones, Jesús habló desde su trono diciendo: “No puedes tener uno sin el otro”.

En la medida que los vientos de cambio de Dios están soplando sobre la Iglesia, creo que no solo hará que ocurra una transición en las circunstancias de la gente, también está decretando un realineamiento y un orden en los corazones. Sin embargo, vivimos en un tiempo donde Dios quiere alimentar las llamas del avivamiento, también necesitamos abrazar sus vientos para avivar el “fuego refinador”. El fuego refinador viene sobre los corazones de los hijos de Dios para quemar la paja de la orfandad, revelándolos como hijos e hijas refinados. Acomoda los corazones para que puedan ser capaces de administrar de una manera sana y ordenada todo lo que Dios quiere soltar sobre la Iglesia.

El carácter de Dios
Mucho de lo que hago en la Iglesia mientras viajo, es entrenar a la Iglesia global para moverse en las cosas del Espíritu, dentro del ministerio profético y de sanidad. Sin embargo, recientemente Dios estuvo cambiando el tema de las sesiones de entrenamiento para que enseñe más acerca de su carácter. La razón por la cual ahora me enfoco más en entrenar y equipar para desarrollar un alma sana que refleje el carácter de Dios, es porque estas cosas sostienen un mover del Espíritu.

El carácter y la sabiduría son la columna vertebral para los dones y el poder. El poder de Dios afinará un movimiento, pero la sabiduría y el carácter piadoso establecen lo que se debe dar a luz para que se pueda sostener. La mayoría de los avivamientos que perduraron en la historia, lo hicieron debido a que los dones fueron compensados por el carácter. En realidad, el espíritu del pueblo fue más maduro que sus almas, entonces sus almas pudieron moverse en la dirección de la expresión del Espíritu. Dios quiere llevarnos hacia un lugar donde cuando se derrame, lo que Él entregue se pueda sostener apropiadamente porque la Iglesia permitió que la equipe con algo más que los dones. Sin embargo, debemos permitirle edificar en lo más profundo de nuestro ser. Así es como operan juntos el fuego del avivamiento y el fuego refinador.

Dios está llamando a la Iglesia a abrazar los vientos de cambio que está soltando, sea que esté realineando nuestras circunstancias, nuestra visión o nuestra dirección, o sea que traiga cambios dentro de nuestro corazón para traer un orden fresco. Dios está soplando sus vientos de cambio para que las hojas del Árbol de la Vida puedan traer sanidad a las naciones. El Señor está avivando las llamas del fuego de avivamiento y el fuego refinador. Entonces no solo seremos capaces de atrapar lo que el Señor está soltando, podremos administrarlo a lo largo del tiempo.

Sea valiente. Sea humilde. Tenga contentamiento.

Luc Niebergall

(www.elijahlist.com)