jueves, 23 de febrero de 2017

¡Dios nos está llamando a elevarnos para recibir su perspectiva!


Por Edie Bayer

Jesús dijo: “¡Necesitas tener algo de diversión!”
Mientras oraba por el presidente Trump una mañana recibí una visión. Pude oír a Jesús que decía: “Estás llena de Palabra. ¡Necesitas tener algo de diversión!”. Jesús me alcanzó con un brazo mecánico dorado, como el brazo del traje de Iron Man y me tomó de la mano para elevarme hasta donde Él está.

Me encontré sentado sobre la rama de un árbol, lado a lado con Jesús, balanceando mis piernas como un niño. Estábamos sentados sobre una línea de carruajes de caballos. Eran parecidos a diligencias de madera, pero sin techo. El camino por donde transitaban pasaba justo por debajo del árbol donde estaba sentada con Jesús en la rama, pero del otro lado del tronco del árbol. Cuando miraba hacia abajo, el camino era como grisáceo, polvoriento y poco claro. Podía ver de alguna manera la línea de vagones que pasaban por debajo del árbol, pero no era muy claro.  

Pensé en Zaqueo trepado a un árbol para ver a Jesús (Lucas 19:1-10). Su nombre significa “limpio y puro”, así como el primer prensado de las olivas para obtener aceite extra virgen. Me pregunté si se puso de pie y buscó a Jesús o se sentó en el árbol como yo, esperando que llegara el Señor. Jesús me preguntó qué veía y respondí: “Nada en realidad”. Me dijo que mirara la línea de carruajes que estaban pasando.

Miré y en la distancia puede ver con claridad un caballo de granja dorado que tiraba de uno de los carruajes. Tenía un sombrero adornado con una margarita. Todos vimos esta imagen alguna vez. Nunca me pregunté por qué el caballo tenía un sombrero en lugar de algo que se viera mejor. Sin embargo, repentinamente me pude dar cuenta que el caballo tenía un sombrero para proteger sus ojos del sol... ¡Era una protección!

El caballo blanco en el circo
Fui transportada inmediatamente después de esa visión. Me pude ver parada en una pista predicando, mientras un caballo blanco de circo bien entrenado me rodeaba sin un jinete. Su entrenador estaba de pie conmigo con un látigo largo en el centro de la pista. Luego pude ver al mismo caballo rodeando la pista, pero esta vez tenía una bailarina sobre su lomo y no estaba el entrenador. Repentinamente me vi sobre el caballo rodeando la pista. Primero estaba de pie y predicando mientras el caballo rodeaba la pista, luego me senté y predicaba con el micrófono en mi mano.

Pude oír a Jesús que me dijo: “Olvídate de todo lo que conoces y prepárate para el viaje de tu vida. No seas como los israelitas que vagaron por el desierto cuarenta años. Descarta esa mentalidad y renuévate. ¡Deja cualquier otra cosa atrás! Súbete a la rama del árbol y elévate conmigo. Mira hacia abajo para ver lo que está ocurriendo. Usa el discernimiento que tienes. Puedes ver desde una perspectiva más elevada cuando estás sentada conmigo en lugares altos”.

“Las emociones te arrastran hacia la realidad terrenal. Cuando eres emocional, no puedes ver el bosque por los árboles. Retrocede y mira desde una distancia lo que está ocurriendo en una circunstancia particular. El enemigo usa tus emociones y presiona los botones. Debes saber esto y actuar, no reaccionar. Ora por la gente para que responda y no reaccione. En los próximos días habrá muchas oportunidades para reaccionar”

“Responde desde una posición de autoridad más elevada, un lugar de revelación. No reacciones como una bestia bruta. Tu sombrero te protegerá de las cosas que te hacen emocional y te llevan a tomar decisiones emocionales, aún a comer emocionalmente”

¡Estas son las buenas nuevas!
Creo que Jesús nos está dando un “sombrero nuevo”. Así como el que usaba el caballo en mi visión como una protección del sol abrazador. Este “sombrero nuevo” nos protegerá de los elementos que afectan nuestra mente, nuestra voluntad y nuestras emociones. El Señor nos quiere fuera de la realidad terrenal, sentados en la rama del árbol junto con Él, mirando hacia abajo las cosas de este mundo. Fuimos creados para gobernar y reinar desde arriba, no desde este nivel en el plano terrenal.

Los vagones y los caballos son símbolos de los pioneros que abren nuevos caminos y nuevas rutas, gozándonos mientras lo hacemos victoriosamente y con autoridad. Aunque en mi visión eran grisáceas, polvorientas y no muy claras, ahora veía a las carretas directamente debajo de mí, pero cuando miraba más allá por el camino, todo se aclaraba. Cargamos en nuestras carretas la provisión que necesita el mundo: Jesús. Tenemos una oportunidad sin precedentes para abrir nuevos caminos, emprender nuevas sendas y hacer nuevas cosas para conectar a los perdidos y al mundo agonizante con Jesús.
También creo que el Señor nos está dando la oportunidad para hacer cosas que nunca se hicieron mientras se predicaba el Evangelio. En mi visión, el Señor inicialmente me tuvo en la pista del circo, mientras el caballo estaba con su entrenador y luego cuando el jinete entretenía a la multitud. Esto ubicó a los cristianos fuera del protagonismo y aunque estábamos en el entorno, aun seguíamos escondidos en algunas situaciones.

¡Creo que Dios está cambiando esto! En mi visión, Dios me movió sobre el caballo, de pie y sentada, predicando el Evangelio, mientras el caballo rodeaba la pista. Para mí esto significa que Él nos está moviendo hacia la pista principal y debajo de los reflectores, porque ahora somos el evento principal. ¡La espada del Señor es el evento principal!

¡Jesús está ocupando el centro del escenario!
Esto es importante por muchas razones. Es fácil perderse en el entorno, en medio del “ruido blanco” de este mundo. Es completamente diferente cuando la Palabra de Dios y sus ministerios brillan debajo del reflector. Ahora tenemos un presidente que no persigue a los cristianos. Nos está devolviendo hacia los reflectores. Seremos capaces de predicar el Evangelio abiertamente, como no ocurrió en muchos años. Ya no estaremos en el anonimato, como la “mayoría silenciosa”.

A pesar de ello, gobernaremos abiertamente y reinaremos en este país. Mientras los EEUU avanzan, así ocurrirá con el mundo. Inicialmente estaba de pie sobre el caballo mientras predicaba y luego me sentaba. Creo que inicialmente tendremos que “ponernos de pie” por lo que creemos, pero mientras lo hacemos, tomaremos un asiento y nos “sentaremos” en la voluntad de Dios y en nuestra herencia: ¡Libertad!

¡Experimentando la libertad de Jesús!
Un ejemplo de esto es que el punto de apoyo que tenemos en Hollywood, se incrementará exponencialmente en el corto plazo. Ahora puede verse como un asidero, pero será un movimiento cristiano. Creo que veremos más y más películas cristianas, proclamando y declarando el Evangelio de Jesucristo. Algunas de estas películas serán incluso más determinantes que las que vimos hasta ahora.

Más aún, creo que algunas estrellas de cine cristianas que se mantienen ocultas comenzarán a testificar, porque ahora es políticamente posible. Algunos de estos actores cristianos se pondrán a favor de la pureza y la justicia, y demostrarán que es bueno ser cristianos. Estará de moda ser puros y santos como nunca antes. En lugar del Hollywood que conocemos, creo que en adelante será conocido como un lugar donde la santidad es posible. Creo que la santidad se derramará sobre todas las artes, las ciencias, el gobierno y la familia. En realidad, creo que Dios está restituyendo los siete montes.

Dios está haciendo algo nuevo en todo el mundo. Desea que asumamos nuestra posición “sobre la rama del árbol” con Él, sentados a su lado en lugares altos, en lugares celestiales. Debemos pedirle al Señor nuestro sombrero nuevo para que nos proteja de las púas del enemigo dirigidas hacia nuestra alma para presionar nuestras emociones. Este nuevo sombrero guardará nuestro corazón.

Proverbios 4:23 dice: “… porque del corazón brota la vida”. Prepárese para montar su caballo y su carreta hacia el nuevo territorio de la gloria de Dios, ubíquese en el centro del escenario y disfrute cada minuto allí. En este tiempo sin precedentes de la historia, finalmente el Señor presionó el botón de “inicio”. ¡Avancemos!

Edie Bayer
(www.elijahlist.com)


¡Siguiendo al Ganso Salvaje!


Por Charles Shamp

Sueño sobre los asuntos de la Nación
El 31 de diciembre de 2016 me desperté temprano en la mañana, luego de un sueño profundo del Señor respecto del presidente Trump y los asuntos de la Nación. En este sueño fui trasladado hacia una nación lejana. Mientras caminaba por ese lugar había un cartel que decía: “La justicia de la Nación”. Luego el cartel cambiaba para decir: “Los asuntos de la Nación”. En el escenario había varias carpas que representaban a varias naciones del mundo. Sentí como si me hubieran trasladado a una reunión secreta donde los líderes del mundo estaban discutiendo diferentes asuntos de las naciones.

Parecía que había acontecido una gran tribulación y destrucción en cada carpa, cuando repentinamente pude ver al presidente Donald Trump saliendo de una de esas carpas. Mientras lo observaba se iba transformando en una paloma y luego en un ganso que emprendió el vuelo. Pude ver a varios otros líderes que salían de las carpas alrededor, se transformaban en palomas y luego en gansos que también emprendieron el vuelo. Luego pude ver a un individuo que vino hacia mí y supe que era el Espíritu Santo, debido a su apariencia única. Me encontré con Él a lo largo de los años en mis sueños, entonces cuando se aceró hacia mí lo pude reconocer de inmediato. Pregunté qué estaba pasando. El Espíritu Santo me respondió: “¡Mira! Esto es lo que hizo tu presidente. Está siguiendo al Ganso Salvaje, todo está a punto de cambiar”. Cuando elevé la mirada pude ver miles de gansos salvajes volando como una “V” perfecta. Fue una señal que debía contemplar. Inmediatamente comprendí lo que me decía el Espíritu Santo.

El viaje de oración hacia Iona
En el mes de noviembre, el día de la elección, el Señor nos indicó a Brynn, a nuestros dos hijos de 10 y 5 años y a mí, que emprendiéramos un viaje de oración a la Isla de Iona para interceder por las elecciones. La Isla de Iona ha sido un lugar muy significativo para la propagación del cristianismo en el Reino Unido y Europa en los primeros siglos y fue fundada por un líder apostólico llamado San Columba. Dios le impartió a San Columba una unción de gobierno sobre las naciones y hay muchos relatos e historias de sus encuentros con ángeles en la isla.

Incluso en la isla existe una colina que se llama “colina de los ángeles”. Se dice que los ángeles ascendían y descendían para aconsejar a Columba sobre los asuntos de las naciones. Entonces él y sus discípulos salían por la tierra a proclamar el Evangelio. Otra localización significativa en la isla es un lugar donde se dice que está la “Roca del destino” que fue ubicada allí para que Columba pudiera ungir a los reyes que Dios había escogido para gobernar sobre diferentes naciones. Se sentaban en la Roca del destino y Columba oraba para ungirlos. Está confirmado que lo hizo sobre los reyes de Escocia durante años, pero también sobre otros reyes.

La Isla es tan significativa en la historia que sesenta reyes están enterrados allí, cuarenta y ocho reyes escoceses descansan ahí como un testimonio del poder que tuvo ese lugar alguna vez. Fuimos guiados por el Señor para viajar y orar allí hasta descubrir que el presidente Trump tenía descendencia escocesa a través de su madre. Ella nació y creció en la famosa Isla escocesa de Lewis, bien conocida por el avivamiento poderoso que vino en 1949 por el Evangelista Duncan Campbell. 

Toda nuestra familia oró y profetizó en la dirección que el Señor nos indicó desde el mismo lugar donde Columba oraba por los reyes siglos atrás. Oramos para que Trump fuera ungido para tomar su lugar como el próximo presidente de los EEUU. A pesar del diluvio que estaba cayendo, avanzamos ese día decretando lo que el Señor nos mostró, aun nuestros hijos se unieron y oraron espontáneamente durante el día. Nos fuimos con una promesa del Señor que sería coronado un nuevo rey, alguien que Él había escogido. ¡Se cumpliría su voluntad! En las primeras horas de la mañana pudimos ver cómo Dios cumplió esa palabra profética.

Siguiendo al Ganso Salvaje
Cuando el Espíritu Santo me habló en el sueño, me dijo: “Mira, esto es lo que hizo tu presidente, ¡está siguiendo al Ganso Salvaje!”. Comprendí esto porque los santos celtas se referían al Espíritu Santo como el Ganso Salvaje. Era un símbolo bien conocido para ellos que describía la naturaleza y la persona del Espíritu Santo. Hablaban del Espíritu Santo como “seguir al Ganso Salvaje”. Un ganso también representa gran riqueza, prosperidad y bendición. Ahora mismo el Señor le está hablando claro a América y a las naciones.

Creo que estamos por ver una de las transformaciones más poderosas en las naciones que alguna vez haya ocurrido. Creo que el Señor está tomando de tal manera al presidente electo Donald Trump que seguirá al Espíritu Santo con gran pasión y hará que otras naciones sigan a los EEUU. Guiará a otros líderes para que vuelen sobre las tribulaciones y el caos hacia un lugar de unidad y victoria en la tierra, ¡viene un cambio masivo, una transformación global!

Somos el Puente entre el Cielo y la tierra
Comencé a mirar otra vez al cielo y pude ver lo que parecía una columna de alas que se elevaba hacia los cielos. Entonces le pregunté al Espíritu Santo y me dijo: “Vuelve a mirar, ¿estos gansos están volando al Cielo? Mira bien, estos no son gansos, son ángeles y lo que ves es la escalera de Jacob”. Volví a mirar y cuando enfoqué bien la mirada pude ver miles de ángeles ascendiendo y descendiendo sobre una escalera de cristal. El Espíritu Santo dijo: “Sígueme, te llevaré allí”Instáneamente me vi en medio de esa escalera. Los ángeles se movían a mi alrededor a la velocidad de la luz. Pude oír sus voces y sentí el viento de sus alas sobre mi rostro, era impresionante. Se estaban moviendo a la velocidad de la luz para asumir asignaciones por toda la tierra.

Trepamos la escalera hasta que se transformó en lo que parecía ser un puente de cristal con ángeles y gente entrecruzando sus brazos a lo largo del mismo. Dije: “¿Qué es esto Espíritu Santo?”. Su respuesta fue: “Este es el puente entre el Cielo y la tierra. Ven, quiero que conozcas a alguien”. Me condujo hasta un hombre que estaba orando de rodillas. Parecía débil, como si hubiera estado en una gran batalla. Sus brazos estaban entrelazados con los ángeles. El Espíritu Santo dijo: “Este es un creyente de todos los días, un intercesor y su nombre es Urijah, un guerrero para el Reino”

El Espíritu Santo continuó hablándome: “Profeta, debes profetizarle. Está debilitado en el buen sentido, pero el gozo del Señor es su fortaleza. Lo necesitamos en la batalla. Si el intercesor no tuviera sus brazos entrelazados con los ángeles, Dios no podría desatar el Cielo en la tierra. El intercesor es la persona que ayuda a cerrar la brecha y crea el arco desde el Cielo a la tierra con la realidad de los ángeles. ¡Debes profetizar!”. Comencé a profetizar y repentinamente mi corazón se llenó de un gozo abrumador y me reía descontroladamente, mientras decretaba la palabra del Señor para este hombre. El Espíritu Santo dijo: “¡Eso es todo… el gozo del Señor es su fortaleza!”. Pude ver cómo volvía el gozo al rostro de este hombre y su cuerpo recuperaba las fuerzas. Se aferró con fuerza a los ángeles que estaban a su lado y volvió a orar por las naciones. Entonces me desperté a las 3 am.

Jehová es mi luz
El nombre Urijah tiene un gran significado: “Jehová es mi luz”. Todos los creyentes deberían ser una luz para el mundo. Debemos mantener esa luz brillando en nuestras vidas y uno de los lugares más importantes donde hacer esto es la oración. Creo que muchos intercesores se debilitaron durante los últimos meses orando por los asuntos de las naciones, pero Dios está soltando un gran gozo que viene en este tiempo. Muchos se debilitaron en el buen sentido, pero el Señor está por traer gran coraje y fortaleza por los profetas, decretando la Palabra del Señor sobre ellos.

Quiero alentar a todos los creyentes que Dios está trayendo gozo para renovar nuestra intercesión y donde en los últimos meses sentimos una gran carga hasta el punto de debilitarnos, Dios nos estará devolviendo el gozo. Nos afirmaremos y veremos el cumplimiento de todo lo que oramos en este último tiempo. Nuestro gozo será abundante y estará lleno de gloria. Dios lo bendiga en este nuevo año. 

Charles & Brynn Shamp

(www.elijahlist.com)