domingo, 14 de junio de 2015

“Autoridad gubernamental e intercesión del Reino”

 Por Dutch Sheets

 

clip_image002Isaías 22:22: La clave para la autoridad gubernamental

Quince años atrás, Dios me entregó de una manera inequívoca e innegable el pasaje de Isaías 22:22 como un verso para mi vida: Sobre sus hombros pondré la llave de la casa de David; lo que él abra, nadie podrá cerrarlo; lo que él cierre, nadie podrá abrirlo. Después de más de 40 confirmaciones más en las dos semanas siguientes, me convencí que para mí este verso era tanto una promesa como un arma. Durante muchos años usé este verso cientos de veces a lo largo de los EEUU, en todos los 50 estados y en Washington DC, para abrir y cerrar puertas espirituales para el Señor.

 

clip_image004Luego de recibir la llave de Isaías 22:22 para impactar a la nación, pasé gran parte de mi tiempo en la capital de la nación, desarrollando varias asignaciones estratégicas y específicas de oración. Los Cielos respaldaron estas misiones sin lugar a duda, con una confirmación tras otra para afirmar estas asignaciones. Podría contarle historias asombrosas de este tiempo de mi vida. Mientras este verso nunca se alejó de mis pensamientos o de mi ministerio, desde el 2008 y durante muchos años cambió en nuestro liderazgo nacional. El Señor redirigió mi atención hacia otras asignaciones en los EEUU. Como resultado, mi tiempo en Washington DC se redujo significativamente.

 

Sin embargo, el año pasado sentí que el Señor me pedía que volviera a empuñar la llave de Isaías 22:22 una vez más sobre la capital. A través de mi comisión reciente y otras revelaciones proféticas, el Señor me confirmó que la puerta para la arena gubernamental y específicamente para Washington DC, volvía a estar ampliamente abierta. Con toda seguridad estaré en el lugar donde me envíe el Espíritu Santo.

 

Las llaves para la Ekklesia

Esta invitación para volver a cruzar el umbral hacia la esfera de la intercesión gubernamental no sólo me la extendió a mí, sino a todo el Cuerpo de Cristo. Como lo mencioné antes, una llave que simboliza la autoridad gubernamental se menciona por primera vez en el libro de Isaías, dentro de un pasaje concerniente a Jesús, el Mesías. Pero la segunda vez que se mencionan las llaves en las Escrituras, simbolizando autoridad espiritual, las habló Jesús cuando mencionó por primera vez a la Iglesia.

 

Mateo 16:18-19 dice: Yo te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia, y las puertas del reino de la muerte no prevalecerán contra ella. Te daré las llaves del Reino de los cielos; todo lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo. En los días de los discípulos, el paradigma para una ekklesia (Iglesia) era muy diferente a la noción actual. En la cultura de los discípulos, una ekklesia era una asamblea de gente asignada para gobernar los asuntos de una ciudad, estado o nación. En esencia, era un parlamento o un congreso. Para los romanos, era una asamblea de gente enviada a una región conquistada para gobernar, pero también para alterar la cultura hasta que sea como la de Roma.

 

Infiltraban el gobierno, el idioma, las estructuras sociales, la educación, etc., hasta que la gente hablaba, pensaba y actuaba como los romanos. En otras palabras, llevaron la cultura y los ideales del Imperio romano a sus regiones asignadas. Cuando Jesús dijo que edificaría su Iglesia, su ekklesia, estaba hablando del Cuerpo de gente que legislaría espiritualmente para Él, extendiendo el gobierno y la influencia de su Reino sobre la Tierra.

 

clip_image006Cristo afirmó que “las puertas del Hades no prevalecerán sobre ella” y esto tiene un sentido mucho mayor cuando comprendemos que estas puertas no son físicas sino espirituales y también simbolizan gobierno. En tiempos bíblicos, los jueces se sentaban en las puertas de la ciudad para gobernar y era el lugar donde se reunían los consejos de gobierno para tomar decisiones. Por tanto, la palabra “puerta” con frecuencia simboliza gobierno (por ejemplo 2 Samuel 19:8, Proverbios 22:22-23 y Rut 4:4-10).

 

En este primer anuncio sobre la Iglesia, Jesús está declarando que el gobierno del infierno (gobernadores, decretos, concilios) no prevalecerán sobre el gobierno de su Reino en la Tierra: la Iglesia. El Señor sigue declarando que le entregaría a su ekklesia “llaves”, como lo establecido en Isaías 22:22, representando autoridad espiritual. En Isaías 22:22, estas llaves abren o cierran puertas espirituales, permitiendo o impidiendo el acceso y la actividad. En Mateo 16, la Iglesia de Cristo también tendría llaves para atar y desatar (trabar, destrabar, permitir, prohibir) las “puertas” o decisiones gubernamentales del Infierno y soltar las decisiones gubernamentales del Cielo.

 

Llamado de Dios a ejercer el gobierno del Reino

Debemos tratar de funcionar en este llamado por medio de la oración, la votación y también sirviendo en posiciones de gobierno. Con frecuencia escucho afirmaciones de los medios de comunicación, los líderes políticos, los educadores y otros que dicen que las creencias religiosas se deben mantener en “privado” o que “no tienen lugar en la arena pública”, y especialmente que no tienen lugar dentro del gobierno. ¡Nada podría ser más contrario a las Escrituras! El propósito detrás de este dogma inspirado por las tinieblas es impedirle a la Iglesia ser la Iglesia, la ekklesia. La Biblia rebosa con ejemplos de Dios influenciando el gobierno a través de individuos reconocidos que lo representaron a Él y su voluntad.

 

No podemos depositar toda nuestra esperanza para el cambio en una interpretación errada de la soberanía de Dios, una creencia que cuando Dios quiere y le place, cambiará un problema o una situación particular para que se ponga de acuerdo con su voluntad, con nuestra aprobación o sin ella. Debemos aceptar que somos la fuerza de gobierno de Dios sobre la Tierra, porque nos entregó las llaves de la autoridad para legislar desde la dimensión espiritual. Con estas llaves cerraremos las puertas espirituales a través de las cuales entrarían el mal y la destrucción.

clip_image008

El resultado de nuestras elecciones intermedias elevó la esperanza, afirmando que la gente está lista para el cambio. Los norteamericanos se están despertando y preparándose para perseverar sobre la complacencia, dando pasos hacia el cambio real. Para un tiempo como este, Dios preparó y posicionó embajadores de Reino para esgrimir su influencia y perfilar nuestro destino nacional.

 

El Señor llamó a nuestro ministerio y a otros ministerios similares a participar con Él, redactando decretos atrevidos de gobierno, apoyar fuertemente a líderes piadosos, fortalecer a la Iglesia y  soltar estrategias divinas que transformarán nuestra nación hacia la justicia. Creo que estos pasos hacia el ejercicio del gobierno del Reino volverán a traer un avivamiento en los EEUU. Como miembro de la Ekklesia, usted también está llamado a ser parte de esto.

 

Su autoridad delegada

Como me lo volvió a enfatizar el Espíritu Santo en Isaías 22:22, estuve orando para que usted también se aliente a tomar las promesas de Dios y activar personalmente las llaves de la autoridad de gobierno en su propia vida y sobre la nación. Mi oración es que usted camine osadamente en esta autoridad que Dios le delegó. Algunos de ustedes quizá recibieron una instrucción del Señor como yo, para usar la llave de Isaías 22:22 dentro de la esfera de gobierno, particularmente dentro de Washington DC. Algunos de ustedes están llamados a orar por la capital de su Estado, su ciudad o aún por otra nación. Otros pueden estar asignados a usar sus llaves del Reino en la dimensión financiera, en las instituciones educativas o en el sector del entretenimiento. Mientras busca al Señor, Él le revelará estas y otras asignaciones para usted.

 

En este año nuevo, el Señor está soltando llaves de autoridad gubernamental celestial para que nosotros las tomemos. Mientras las sostiene, su intercesión y obediencia lo introducirán en un compañerismo con Dios, resultando en dimensiones más extensas de influencia. Dios no terminó con los EEUU y necesita de cada uno de nosotros para ayudar a cambiar esta nación. Él está llamando guerreros del Reino que esgriman efectivamente el arma de Isaías 22:22, para que su trono de justicia y rectitud se reestablezcan en nuestra tierra. ¿Se unirá a nosotros?

 

El llamado a la intercesión del Reino

Tiempo atrás, contemplaba unas banderas con el llamado del Cielo flameando sobre las planicies de Nínive, la ubicación del primer avivamiento de transformación reconocido, y estaba extremadamente excitado. Rápidamente le envié la imagen a uno de mis amigos que respondió de inmediato: “Nuestras oraciones se afirmaron en la raíz del despertar en la tierra”. El último año mientras conectaba mi testimonio personal con la historia profunda perteneciente a los fundadores de nuestra  nación, recorrí la Iglesia para hacer un “clamor al Cielo”.

 

En medio de circunstancias tristes, una enorme cantidad de creyentes respondieron a este llamado. Basado en lo que el Espíritu Santo le habló a mi amigo, creo que el clamor hacia el Cielo fue oído y ahora nos estamos moviendo hacia la siguiente fase de esta nueva era: Un tercer gran avivamiento que impactará el mundo. Sin embargo, debemos ser conscientes que afirmarnos exitosamente en un nuevo tiempo, incluye buscar al Señor sobre lo que debemos hacer de una manera diferente. El cambio será necesario para alinearnos apropiadamente con esta estación, preparándonos para lo que quiere soltar sobre nuestra vida y a través de nosotros en este tiempo kairos. Una de las cosas que oí decir al Señor en este nuevo tiempo, es que debemos orar de una manera diferente.

 

Llaves para la intercesión del Reino

Isaías 22:22 y Mateo 16:18-19 son pasajes esenciales de las Escrituras para entrar en este nuevo aspecto de la oración. Ambos mencionan las llaves como una manera de ilustrar la autoridad de los creyentes en la dimensión del espíritu. Estas llaves son herramientas indispensables que Dios está resaltando para encender un movimiento de oración que producirá un cambio radical de justicia en esta nación.

 

clip_image010Isaías 22:22 dice: Sobre sus hombros pondré la llave de la casa de David; lo que él abra, nadie podrá cerrarlo; lo que él cierre, nadie podrá abrirlo.

 

Mateo 16:18-19 dice: Yo te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia, y las puertas del reino de la muerte no prevalecerán contra ella. Te daré las llaves del Reino de los cielos; todo lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo.

 

Usar nuestra autoridad para abrir y cerrar puertas espirituales es un aspecto de la oración y a veces se refiere a ella como “la intercesión del Reino”. Mi entendimiento de esta faceta de la oración que llamaré “intercesión gubernamental”, comenzó con un comentario inusual que me hizo un profeta hacia finales de los 1980 y terminó con una afirmación que me hizo el Señor en el 2002.

 

“Dios llevará a la Iglesia hacia el tiempo fresco del orden de Melquisedec y serás parte de su inicio”, declaró el profeta. No tenía idea de lo que esto significaba. Avancé rápidamente quince años hasta Octubre de 2002. Estaba orando por los EEUU, principalmente sobre el sistema judicial, cuando oí al Espíritu Santo decirme: “Cambiarás completamente el gobierno de los EEUU cuando el movimiento de oración cambie radicalmente desde la intercesión sacerdotal hacia la intercesión de Reino”. Repentinamente recordé lo que me dijo el profeta años atrás. Finalmente comprendí el “tiempo fresco del orden de Melquisedec”. Si atrapamos esta revelación se expandirá nuestra comprensión de la intercesión gubernamental o de Reino.

 

Comprendiendo el orden de Melquisedec

Melquisedec se menciona por primera vez en Génesis 14, una vez en el Salmo 110 y por último en el libro de Hebreos. Fue un tipo o figura de Jesús de muchas maneras, una de las cuales fue que era tanto rey como sacerdote. Al mismo tiempo, esto era algo desconocido. Zacarías 6:13, un verso mesiánico que describe a Cristo, se refiere a Él en su rol de Rey y Sacerdote: Él reconstruirá el templo del Señor, se revestirá de majestad y se sentará a gobernar en su trono. También un sacerdote se sentará en su propio trono, y entre ambos habrá armonía.

 

La función de un rey era gobernar, representando la autoridad de Dios ante el pueblo. El rol de los sacerdotes era servir, representando al pueblo ante Dios. Como nuestro Sumo Sacerdote, Jesús representa nuestras necesidades y deseos ante Dios. Como Rey, Cristo representa y desata el gobierno, la autoridad y la voluntad de Dios desde el Cielo a la tierra. Su rol Real está centrado en Dios, mientras que su responsabilidad Sacerdotal está centrada en la humanidad. La primera desata poder y autoridad (Rey), la otra amor, misericordia y gracia (Sacerdote). El rol sacerdotal está orientado hacia la petición o la intercesión. El rol como rey es declarativo, decretando la palabra y la voluntad de Dios.

 

Como colaboradores, socios y representantes de Jesucristo, somos extensiones del rol del Rey y Sacerdote. Aunque la mayoría de los cristianos piensan que esta puede ser o no una actividad sacerdotal, asumen que deben ofrecer adoración y oraciones desde la tierra hacia el Cielo. Sin embargo, casi ninguno comprende o se involucra en el plan de Dios respecto de nuestra representación real de Cristo (decretos). No somos solo sacerdotes, somos un “sacerdocio real” (1 Pedro 2:9), a quienes se nos entregaron las llaves de la autoridad del Reino para atar y desatar, prohibir y permitir, cerrar y abrir.

 

clip_image012Mientras el Espíritu Santo me volvía a enfatizar estas palabras proféticas y estas Escrituras, sentí que estaba llamando a su ekklesia a afirmarse por completo en nuestra responsabilidad para la intercesión del Reino. El Señor nos está llamando a cambiar desde un mero pedido ante el Padre, a realizar decretos (órdenes oficiales, edictos o decisiones), declaraciones (anuncios o afirmaciones formales) y proclamaciones (el proceso de atar y desatar), mientras somos inspirados por el Espíritu Santo para hacer esto. El poder de la palabra decretada de Dios es extraordinario. Desata su creatividad, su salvación y sí, sus juicios. Gobierna a través de sus Palabras y nosotros también debemos hacer lo mismo. Considere estos versos de las Escrituras:

 

Job 6:25 dice: Las palabras justas no ofenden, ¡pero los argumentos de ustedes no prueban nada!.

 

Job 22:28 dice: Tendrás éxito en todo lo que emprendas, y en tus caminos brillará la luz.

 

Jeremías 1:9-10 dice: Luego extendió el Señor la mano y, tocándome la boca, me dijo: He puesto en tu boca mis palabras. Mira, hoy te doy autoridad sobre naciones y reinos, para arrancar y derribar, para destruir y demoler, para construir y plantar.

Ezequiel 37:10 dice: Yo profeticé, tal como el Señor me lo había ordenado, y el aliento de vida entró en ellos; entonces los huesos revivieron y se pusieron de pie. ¡Era un ejército numeroso!.

 

Proverbios 18:21 dice: En la lengua hay poder de vida y muerte; quienes la aman comerán de su fruto.

 

El tiempo está cercano

Aun cuando escuché el clarín del Dios llamando a esgrimir la llave de Isaías 22:22 en la arena gubernamental una vez más, siento que está llamando a su ekklesia en los EEUU a orar con gran fervor y diligencia sobre nuestro gobierno nacional, especialmente por la elección del 2016. Con varios integrantes de la Corte Suprema de Justicia alcanzando la edad de retiro en la siguiente década, estarán surgiendo las nuevas nominaciones para ocupar esos puestos. El próximo presidente, especialmente si es reelecto por un segundo período, podría tener una influencia crucial en el futuro de la Suprema Corte (el presidente señala las nominaciones a la Suprema Corte). En muchas maneras esto determinará el futuro de nuestra nación.

 

clip_image014Debemos llenar las copas de la intercesión antes que se realicen estas elecciones (Apocalipsis 8:3-5). El Señor nos está invitando a tomar las llaves que puso a nuestra disposición y así cambiar radicalmente nuestro gobierno nacional. La Iglesia en los EEUU debe ir más allá de pedir y peticionar ante el Señor, también deben decretar y declarar su voluntad y sus propósitos sobre la tierra. Debemos movernos de presentar nuestros casos ante Dios como sacerdotes, a decretar el gobierno de Cristo en cada situación y circunstancia. Es tiempo de esgrimir las llaves de la autoridad del Reino y cambiar radicalmente hacia la intercesión del Reino.

 

Nuestras peticiones al Cielo ciertamente están siendo respondidas. Pero hagamos aún más. Es tiempo para ponernos de acuerdo con la voz del Cielo y declarar esos decretos para establecer el gobierno del Cielo en la tierra. Estoy persuadido que podemos revertir la marea en los EEUU por medio de una intercesión gubernamental efectiva. Se cumplirá la voluntad del Señor en nuestra tierra y se restaurará la justicia en la Casa Blanca, el Congreso y el sistema judicial.

 

América, este es el tiempo. Dios está manifestando el tiempo fresco del orden de Melquisedec. ¡Sea parte de ello!

 

Dutch Sheets

(www.elijahlist.com)