martes, 15 de septiembre de 2009

“¡Oye el sonido! …Si doblas tus rodillas, en la semana te salvaré de un ataque del enemigo”

Por Chuck Pierce

clip_image002“No eleves tu cabeza sobre los demás durante la semana, porque Yo soy un Dios que te haré esquivar el peligro, si te mantienes a mi lado y en el momento justo doblas tus rodillas, te salvaré de experimentar un ataque del enemigo durante la semana”

Queridos amigos e intercesores:

Este es un tiempo donde el Señor está realizando una obra mayor sobre la tierra. Las dos palabras que oí en mi espíritu se están sacudiendo y revoloteando.

Nueva Orleans, Pittsburgh, la Costa del Pacífico y ambos lados de México

Pude oír al Señor diciendo que Él está revoloteando sobre Nueva Orleans de una nueva manera. Puedo verlo revoloteando sobre Pittsburgh ahora. Puedo verlo subiendo y bajando por la costa del Pacífico. Puedo verlo a punto de invadir la Costa del Pacífico de esta nación. Ambas costas de México serán invadidas por el Espíritu.

Tres niveles de sonido

Cuando comencé a ver esto, oí decir al Señor: “Hay tres niveles de sonido que debo soltar a través de mi pueblo hoy. Debo traer el sonido de la historia que hizo que su sangre se mantuviera fluyendo en mí y creó mi legado en las generaciones. Debo traer el sonido del presente que está provocando que su sangre vuelva a la vida y está produciendo el poder en ellos para perseverar a través de las circunstancias y atravesar sus pruebas. Debo traer el sonido del futuro que hará que mi pueblo tenga expectación, una excitación del poder de mi visitación, promoviendo mi gloria en la tierra. Estoy mezclando estos tres sonidos justo ahora, en este momento, para cambiar el curso de la realidad terrenal”.

“Este es el día donde estoy destruyendo lo que te cubrió en el pasado. Estoy removiendo costras y velos de mi pueblo que mantuvieron los reproches en funcionamiento y bloquearon mis nuevos accesos. Ahora te levantaré y te cubriré de una nueva manera”

¡Aplaude en medio de tu casa!

“Mis manos están aplaudiendo, así que, en medio de tu ruina y destrucción, aplaude. En medio de tus problemas emocionales, aplaude. En medio de tu casa, ve, aplaude y decreta que se encenderá lo que está apagado”

¡Es como “encender las luces”! De repente, cuando aplaudas, el cuarto se encenderá.

El Espíritu de Dios dice: “Comienza a aplaudir y decretar que las tinieblas que mantuvieron ciertas áreas bajo cautividad, comenzarán a encenderse”

Llama a mi poder de revoloteo

“Hay muchos que ni siquiera me están buscando y voy a encontrarlos, a sorprenderlos y a corregir sus vidas. Clama para que mi poder revolotee sobre aquellos que tampoco conocen que puedo posarme sobre ellos. En medio de la tierra estoy buscando a aquellos que dirán: ‘Aquí estoy, aquí estoy; Oigo un sonido que me está llamando, aquí estoy’”.

“Existen sonidos en la tierra que son tan bajos que no los puedes oír y también existen rugidos. Toda la creación está rugiendo. Humíllate e inclínate lo suficiente como para oír el sonido”.

“Si entras en ese nivel de humildad ante mí, verás que mi poder está revoloteando, comenzarás a oír lo que la tierra debajo de ti está rugiendo, cómo necesitas caminar y cómo necesitas actuar. Pon tu oído en el terreno porque ahora hay sonidos en la tierra que están entrando en acuerdo con los Cielos”.

Hay sonidos en la tierra que deben ser oídos

“Hay sonidos en la tierra que se necesitan oír. Estos sonidos (desde tus líneas inicuas de sangre) fueron depositadas en la tierra por tus antepasados que caminaron por ella”.

“Mi tierra tiene un corazón que late y no entendiste el poder de la creación. Perdiste el latido del corazón de la creación. Por lo tanto, no puedo ser creativo en medio de ti. Puse mi voz en cada cosa viviente, pero tu voz es la que gobierna. Entonces, en medio de mi voz rugiendo sobre otras cosas que no pueden hablar, tú debes hablar por ellas. Te senté en los lugares celestiales, pero debes poner tu oído sobre la tierra por donde caminas para que te pueda usar para establecer un acuerdo desde mi realidad celestial, por lo que quiero crear en la tierra. Proclama tu voz desde lo profundo y levanta tus manos en alto”

“En ciertos momentos, inclina tu cabeza ante mí en sumisión y al hacer esto, te levantarás e irás hacia un nuevo nivel de comunión”.

Dobla tus rodillas: Te salvaré de experimentar un ataque del enemigo durante la semana

“No mantengas tu cabeza en alto sobre los demás durante la semana, porque Yo soy un Dios que te haré esquivar el peligro, si te mantienes ante mí y en el momento justo doblas tus rodillas, te salvaré de experimentar un ataque del enemigo durante la semana”

“Reconoce el sonido de la creación que está rugiendo y permíteme levantar y traer tu espíritu a un acuerdo con el sonido de la tierra y el revoloteo de mi Espíritu. Yo estiro mi mano en medio de mi revoloteo; extiendo mi mano y aunque no conozcas mi amor, extiende tu mano y atrapa aquello que no conoces para que te pueda llevar hacia delante”

“No temas el sonido del sacudón. No temas a ese sitio donde te haré ser consciente del temblor y te permitiré oírlo. Luego puedes anunciar qué se sacudirá y harás que muchos sean amparados de una nueva manera. Levántate a través de la ruina, la destrucción y el rugido que te rodea. Levántate y permite que mi Espíritu que está revoloteando sobre ti descanse sobre la tierra para que puedas ser un conector divino”

Bendiciones,

Chuck D. Pierce

1 comentario:

María Amelia dijo...

Siempre DEBIO SER ASÍ!!!..pero HOY MÁS QUE NUNCA!!! "Nuestra Dependencia y Humillación Delante de Dios" ACTIVA AL "ESCUADRON CELESTIAL QUE ACAMPA A NUESTRO ALREDEDOR"...No Nos Quitó del mundo...NOS CUIDA DEL MUNDO!!! NO TEMAMOS ÉL ES EL TODO-PODEROSO!!! COMPARTO PLENAMENTE ÉSTA PALABRA!!! MAYOR ES EL QUE ESTÁ EN NOSOSTROS!!!= GLORIAS A DIOS!!!
María Amelioa Espinoza