martes, 27 de septiembre de 2016

“Palabra para Septiembre: ¡Es tiempo para prosperar!”



Por Johnny Enlow

Septiembre es un mes especialmente diseñado para traer “apertura de prosperidad”. Es el mes de cierre del Año del Jubileo y será el mejor mes de este año de “gracia y misericordia” (5776 del calendario Hebreo).

Veamos el contexto: Gran parte de lo que Dios estuvo provocando en nosotros son aperturas importantes en temas de carácter para que podamos sostener las grandes aperturas en influencia y finanzas.

Cuando pensamos en “aperturas”, generalmente nos orientamos hacia las “finanzas” y/o hacia la “influencia”. Muchos de nosotros nos debilitamos esperando que esa “apertura” se haga realidad. Siempre se profetiza la apertura y oímos acerca de ella, pero la mayoría no la experimentamos en la forma que se nos anticipó. A veces se siente más como una destrucción que como una apertura.
La buena noticia es que muchos de ustedes de hecho ya recibieron una apertura enorme que importa más: la apertura del carácter. Esta es la apertura interior que permite la apertura exterior por la que estamos más excitados. Piense en la “apertura” como un pez dorado de 300 kilos. Si no puede levantar 100 kilos, no existe un punto en usted que pueda recibir un monto mayor. Usted puede obtener tanto “oro” de influencia y recursos que terminen por aplastarlo si no fue apropiadamente edificado en su interior como para sostenerlo.

En este momento Dios nos anhela fervientemente entregarnos nuestros grandes avivamientos en nuestros llamados y destinos asignados. Por tanto, estuvo permitiendo y orquestando circunstancias ideales (que nos dejaron perplejos) para poder edificar nuestra fortaleza interior. Muchos de nosotros ahora levantamos grandes pesos y estamos listos para los “peces de oro enormes” de la apertura de prosperidad.

Extravagante, Exagerada y Abundante
Estoy oyendo que el Señor será extravagante y exagerado en su abundancia hacia nosotros. En la mayoría de los casos no la mereceremos y quizá no estemos listos para la prosperidad que está derramando sobre nuestra vida. Aun así, será extremadamente generoso, porque está más apasionado que nosotros para que vivamos en nuestra Tierra Prometida.

Él prometió la tierra que fluye leche y miel. Él dijo que seríamos cabeza y no cola. No estamos tratando de hablarle a Dios acerca de eso, Él está tratando de prepararnos para lo que tiene para nosotros. La asignación ante nosotros es la reforma de las naciones y para cumplirla, Él necesita que seamos hijos entendidos en la posición de la apertura. El Señor está completamente comprometido en usar a los débiles, frágiles y pequeños como nosotros. Dios no tiene un plan alternativo.

En consecuencia, si usted se encuentra tan presionado y refinado que perdió casi toda la confianza en sí mismo, entonces debe dar un grito de júbilo. Alcanzó a desarrollar el asombroso músculo espiritual de la dependencia en Dios. El único músculo mayor a la “dependencia en Dios” es la “absoluta dependencia en Dios”. ¿Alquien desarrolló esos músculos? Si es así, ya experimenta una tremenda apertura y ahora está listo para experimentar recompensas visibles. Es tiempo para prosperar.

Durante Septiembre coopere con las intenciones de Dios de prosperarlo manteniéndose lleno de esperanza y coraje, cuidándose de la gente y los reportes que drenan ambas actitudes de su vida. Sí, hay maldad y hay conspiraciones en todos los 7 montes, pero no tema por ninguna de ellas. El Salmo 2:4 dice: “El rey de los cielos se ríe; el Señor se burla de ellos”. En breve vamos a experimentar esto de manera progresiva porque el Señor se estuvo riendo. Dejemos de sacudirnos por aquellas cosas por las cuales el Señor se está riendo y será el comienzo de nuestro posicionamiento personal para la prosperidad. Esperemos que todo en Septiembre opere para nuestra prosperidad.   ¡Es tiempo para prosperar!

Johnny Enlow
(www.elijahlist.com)


2 comentarios:

MINISTERIO DE SERVIDORES DE LA FEDERACION CENTRO CRISTIANO PARA LAS NACIONES dijo...

Amen Amen ALELUYA....DIOS es bueno

Bladimiro Wojtowicz dijo...

Amén hermanos, el Señor los va a levantar hacia el nivel de honra que se merecen. Se los extraña. Un abrazo