martes, 28 de julio de 2015

“Estamos siendo preparados para una Unción fresca”

 Por Dr. Sandie Freed

 

clip_image002¡Historia de mi perra Hannah y el aceite fresco!

Mi perra Hannah de un año es la cosa más astuta. Permítame decirle que ella corre por la casa… ¡solo por si acaso! Aquellos de ustedes que aman a los animales comprenderán. Solo unos días atrás la llevé hacia la clínica veterinaria y la dejé allí como de costumbre. Estuvo un largo rato allí hasta que me llamaron para que la fuera a buscar y esto me preocupó bastante. Usualmente solo pasa allí unas pocas horas, pero esta vez parece como si hubiera estado todo el día. Cuando llegué a buscarla, una de las mujeres que trabaja allí me dijo: “¡Hoy Hannah recibió un especial del día!”.

 

clip_image004“¿Especial?”

Nunca pedí el tratamiento especial, incluso no sabía que había uno especial. “Sí, realmente recibió un tratamiento real”. Repicó otra muchacha. Me quedé pensando en eso… ahora me gusta el término “tratamiento real”. Estaba sobre un almohadón que parecía al que se usa para presentar una corona, pero en su lugar estaba Hannah. Su pelo era de un color púrpura real, así como sus uñas. Cuando me incliné para besar a Hannah, noté que olía de una manera diferente. Normalmente olía a perfume de perro, pero esta vez olía a incienso y mirra. Me incliné para olerla una vez más… sí, era incienso y mirra. Miré a la veterinaria y le pregunté si estaban usando un nuevo perfume de perros. Ella sonrió con una gran sonrisa y respondió: “Ungimos a Hannah todo el día con aceite”.

 
Eso me estremeció… aunque también me sorprendió. No sabía cuántos creyentes trabajaban allí o por qué se sintieron impulsados a ungir a mi perro ese día. Entonces pregunté y dije:
“¡Eso es maravilloso! Yo unjo a Hannah cada vez que está enferma o cuando la llevo al veterinario. ¿Estaba enferma hoy? ¿Por eso la ungieron con aceite?”. Su respuesta fue: “No, solo sentimos ungirla. ¡Hoy debe haber necesitado aceite fresco!”. Mi espíritu pegó un salto cuando oí que el Señor me decía: “Esta es una demostración profética de todo lo que estoy haciendo con mi pueblo. Así como Hannah estuvo siendo preparada para el aceite fresco, estoy preparando a mi pueblo para que reciba el aceite fresco. Hay una Unción fresca que se está derramando sobre mi pueblo y lo estoy posicionando para que la reciba”.

 

La lucha entre lo nuevo y lo viejo

Amados, siempre dije: “No limiten la manera que elije Dios para hablarles”. La manera como me habló a través de la visita de mi perro a la veterinaria fue una experiencia absolutamente asombrosa. Mientras conducía hacia mi casa, el Espíritu Santo comenzó a ministrarme sobre la lucha espiritual en la que nos encontramos y cómo es usada para prepararnos para un nuevo tiempo de Unción fresca.

clip_image006
Dios nos está sacando de lo viejo para introducirnos en lo nuevo. En tiempos de transición no estamos completamente libres de lo viejo, ni estamos del todo metidos en lo nuevo.
 Esta es una de las razones por la cual tenemos luchas. Queremos salir de lo viejo… AHORA… para poder experimentar lo nuevo, ¿cierto? Pero la transición requiere que nos determinemos a dejar por completo el tiempo anterior y seguir la voz del Señor. 


Dios le habló algo profundo a Samuel y también está haciendo lo mismo con cada uno de nosotros. Dijo:
¿Cuánto tiempo vas a quedarte llorando por Saúl, si ya lo he rechazado como rey de Israel?” (1 Samuel 16:1). Samuel se lamentaba no solo por Samuel, también por el tiempo pasado en el cual Samuel había reinado. Todos miramos hacia atrás con demasiada frecuencia hacia nuestras experiencias pasadas y nos lamentamos por ellas. Existen muchas cosas que reinaron sobre nuestros corazones y vidas que Dios nos está instando a dejar atrás para poder avanzar. Soy como muchos de ustedes cuando nos lamentamos por las pérdidas, las decepciones y aún la pérdida de visión.

 

¡Me reproché a mí misma, a los demás e incluso a Dios! Somos desafiados por el Señor a dejar de lamentarnos por el pasado, pero aferrados a la promesa que Dios siempre restaurará las cosas mejor de lo que eran y en su tiempo soberano. Lamentarnos nos impedirá perseverar avanzando hacia el tiempo nuevo. Si no dejamos ir el tiempo pasado, el lamento cobrará fuerza y experimentaremos una pérdida de visión. Fue importante para Samuel cambiar su lamento antes de poder cumplir su propio destino.

 

¡Llene su cuerno con aceite!

El verso 1 termina con una instrucción de Dios hacia Samuel: Mejor llena de aceite tu cuerno, y ponte en camino. Voy a enviarte a Belén, a la casa de Isaí, pues he escogido como rey a uno de sus hijos” (1 Samuel 16:1). Es importante que notemos tres cosas en este pasaje. Saber que Dios había desafiado a Samuel a dejar el pasado al decirle: “Llena tu cuerno de aceite”. Sin embargo, luego le dijo: “Ve”. Finalmente establece que “enviará” a Samuel a ungir al próximo rey. Tenga en mente que en todo momento, Samuel fue posicionado para recibir aceite fresco para poder cumplir su destino. Primero tuvo que dejar atrás el tiempo pasado, esto es lo que ocurrió para que pudiera posicionarse para la Unción fresca que necesitaría en el nuevo tiempo.


Amados, nosotros también estamos siendo preparados para lo mismo. La palabra “envió” tiene una aplicación apostólica de ser enviados para cumplir un destino y una comisión divina. Sin embargo, debemos tener aceite fresco para ser efectivos y capacitados. Debemos tener una provisión fresca. ¿Alguna vez olió el aceite rancio cuando está viejo? Si le ocurrió, seguro tiene una gran comprensión de la necesidad de contar con el aceite fresco del Espíritu Santo para este nuevo tiempo.

 

clip_image008¡Es tiempo de enfocarnos y avanzar!

Pude oír que decía y también me lo decía a mí misma: “Si no sabes hacia dónde vas, entonces cualquier camino te llevará hacia allí”. Dios le dijo a Samuel hacia dónde debía ir. Le dijo que lo estaba enviando a la casa de Isaí el belenita. Dios está siendo muy específico en este tiempo apostólico de comisión. En el Antiguo Testamento leemos sobre Israel saliendo de Egipto; estaban en un tiempo de transición ¿cierto? Sin embargo, tuvieron que salir del lugar viejo para entrar al nuevo. Si recuerda Éxodo 14, se relata cuando el Señor le dijo a Moisés que acampara en Pi-Hahirot (verso 1). Esto significa “el lugar de la libertad”.

 

Amado lector, Dios nos está diciendo hoy que el nuevo lugar y el nuevo tiempo, desatarán una libertad fresca en nosotros. Pero si nos quedamos en lo antiguo, permaneceremos en esclavitud. Otro lugar donde el Señor los envió es Baal-zefón (verso 2), que significa “el señor del norte”. Muchas veces el término “norte” se usa simbólicamente para describir un juicio. A veces el Señor nos llamará a salir de un lugar y un tiempo antiguo para que pueda juzgar a nuestros enemigos. Nuestro enemigo puede ser el temor, la ansiedad, el fracaso, la frustración, etc. Pero le puedo asegurar esto: “Dios siempre nos está buscando y desea lo mejor para nosotros; ¡siempre! Si nos está llamando a salir de lo viejo, esto significa que algo grande se encuentra más allá de ese punto”.

 

¿Quiere una Unción fresca?

Creo que todos somos como Ester y nacimos para un tiempo como este (Ester 4:14). En mi libro “Ladrones de destino: Derrotando a los espíritus de seducción para alcanzar su propósito en Dios”, escribo todo un capítulo sobre cómo Ester fue preparada con una Unción fresca para su rol futuro como reina. Ester se había manifestado en el momento justo, pero tuvo que dejar atrás su vida pasada para poder entrar en lo nuevo. Soportó mucha preparación y luego vino la oposición de Amán, el amalecita, quién trató de destruirla a ella y a su nación.

 
La preparación de Ester incluyó una limpieza profunda, dietas de purificación y el proceso de unción de su cuerpo, todos estos procesos fueron necesarios para poder conocer a su futuro esposo. Sí, ella fue ungida, pero la palabra “ungida” en esta historia significa que frotaban el aceite aromático hasta que penetraba su piel, hasta el momento cuando ella se “transformaba” en la fragancia. Lo aliento a leer mi libro para comprender los diferentes tipos de aceites y las fragancias con las que prepararon a Ester. Sí, hay una fragancia preparada para que cada uno de nosotros pueda entrar en nuestro destino. Yo sé que usted está listo para una unción fresca.
Debemos dejar el pasado en el pasado, ¿lo haremos? ¡Nos espera nuestro destino!

 

Quiero orar con poder para ayudarlo a llegar allí:

“Señor, oro por cada lector hoy y te pido que enciendas una pasión dentro de ellos para avanzar hacia su futuro. Oro para que puedan dejar atrás las penas, los temores y las preocupaciones del pasado para declarar con valentía que alcanzaremos nuestro destino divino. Gracias Señor por alentarnos en este viaje mientras nos afirmamos para avanzar con una gran fe. En el Nombre de Jesús, ¡Amén!”.

 

Tiempo de impartición: 

“Ahora mismo, en el Nombre de Jesús, imparto el coraje para dejar atrás el pasado, ver el futuro y avanzar hacia la Tierra Prometida. Le imparto la habilidad para derrotar la oposición del espíritu amalecita que trata de robarnos nuestro destino y cada espíritu de mentira que trata de llenarnos de temor o intimidación. Por tu Espíritu, Señor, imparto fuerza sobrenatural sobre su vida. ¡Amén!”. (Ahora simplemente cierre sus ojos y abra sus manos para recibir esta impartición por fe).

 

Amor y bendiciones,

 

Sandie Freed

(www.elijahlist.com)

 

1 comentario:

karelis velásquez alcalá dijo...

AMEN Y AMEN... GRACIAS SEÑOR...