sábado, 21 de abril de 2018

“Cómo orar contra el espíritu de Jezabel y vencer”



Por Jamie Rohrbaugh

Dios escucha y responde las oraciones
Nuestro Dios tiene la capacidad para arrancar cualquier espíritu de nuestra vida, nuestra familia y nuestra congregación, incluso el espíritu de Jezabel. ¿Cómo? En respuesta a sus oraciones estratégicas y específicas. Amado, puede descansar seguro sobre esta verdad: No existe fuerza de las tinieblas demasiado fuerte como para resistir el poder de la intercesión perseverante.

Aun así, el espíritu de Jezabel atrae mucha atención cuando hablamos sobre guerra espiritual en el Cuerpo, debemos recordar que Jesús está por encima de cualquier espíritu o principado demoníaco. Jehová, el Creador del universo, sigue sentado en su trono. Solo Él está en el centro gubernamental de la tierra y sigue a cargo de todo. El enemigo no es igual o lo opuesto a Dios. Toda la victoria y toda la autoridad le pertenecen a Dios.

Dios oye y responde nuestras oraciones. Si vamos a orar de acuerdo con la voluntad de Dios, Él amordazará al espíritu de Jezabel con el que estamos luchando y lo echará fuera.

Debemos orar de esta manera contra el espíritu de Jezabel para ganar:
Lo primero y más importante es conocer que el espíritu de Jezabel es un espíritu de falsa profecía. Es el sustituto del enemigo para la obra del Espíritu Santo, particularmente a través de la palabra hablada. Esto es clave. ¿Por qué? Porque cuando intercedemos, avanzamos en el espíritu opuesto. Esto significa que vemos algo malvado, pero en lugar de enfilarnos contra lo malo, oramos para que se establezca lo bueno y lo santo.

Por ejemplo:
• Cuando vemos a alguien peleando contra la lujuria, oramos para que tenga un espíritu de pureza.

• Cuando peleamos contra el temor, le pedimos a Dios que nos llene con su perfecto amor, que echa fuera el temor.

• Si vemos a alguien que es tibio hacia Dios, debemos pedirle que lo llene con su fuego santo y su pasión por Jesucristo.

Existe un sustituto impuro para todo lo santo, pero no debemos enfocarnos en lo impuro, porque no podemos permitir que eso llene nuestro horizonte. Las cosas en las que nos enfocamos se fortalecen y no podemos permitir que las obras del enemigo se fortalezcan en nuestra vida. Cuando oramos, meditamos y hablamos, debemos buscar que nuestros pensamientos, nuestras oraciones y nuestras palabras, estén llenas con lo bueno y con todo lo santo que Dios quiere hacer.

Por eso el apóstol Pablo escribió en Filipenses 4:8: “Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio”.  

Moviéndonos en el espíritu opuesto
Cuando queremos orar contra el espíritu de Jezabel y vencer, debemos operar en el espíritu opuesto. Quiero acarar que lo opuesto no significa igualdad de fuerzas. Todo lo bueno y lo santo de Dios siempre es más poderoso. Los intentos del enemigo por pervertir lo bueno y lo santo, nunca puede superar o estar por encima del poder de Dios o lo que Él creó. Siempre lo bueno y lo santo es más fuerte.

¿Qué es lo opuesto al espíritu de la falsa profecía? El espíritu de la verdadera profecía. ¿Cuál es el verdadero espíritu de profecía? El testimonio de Jesús es el verdadero espíritu de profecía. La Biblia es muy clara acerca de esto: “Me postré a sus pies para adorarlo. Pero él me dijo: ‘¡No, cuidado! Soy un siervo como tú y como tus hermanos que se mantienen fieles al testimonio de Jesús. ¡Adora sólo a Dios! El testimonio de Jesús es el espíritu que inspira la profecía’” (Apocalipsis 19:10).

Entregue el testimonio de Jesús
El Señor me mostró esto con un rayo absoluto de revelación tiempo atrás, cuando le estaba preguntando cómo orar en la tierra contra una situación jezabélica. Estudié y estudié, y repentinamente el Señor me mostró esto. Para derrotar al espíritu de Jezabel debía manifestar en esa situación el testimonio de Jesús, el verdadero espíritu de la profecía. Cuando hagamos esto, Jesús amordazará al espíritu de Jezabel y lo echará fuera.

Este es el segundo paso para derrotar al espíritu de Jezabel y es exactamente lo que yo y otros hicimos. Oramos y desatamos el testimonio de Jesús. Entonces Él se manifestó y arrasó ese espíritu demoníaco. ¿Qué implica manifestar el testimonio de Jesús? Significa:

• Orar para que Jesús sea glorificado en esa situación jezabélica.

• Adorar a Jesús, a pesar de la situación y por encima de ella.

• Adorar a Jesús y alabarlo por ser el Victorioso, el Guerrero Poderoso y el Señor de los Ejércitos que vence siempre.

• Literalmente cante el nombre de Jesús en su adoración, una y otra vez. Cante el nombre de Jesús hasta que sienta la apertura en la dimensión espiritual.

• Magnifique y exalte a Jesús durante su adoración.

• Agradézcale a Jesús por estar en control y pelear la batalla en su lugar, incluso antes de ver la manifestación de la victoria.

• Ore para que la humildad de Jesús se manifieste en cada persona involucrada en la situación (Filipenses 2:5-11).

• Ore para que cada persona involucrada siga el ejemplo de Jesús y se someta a Dios y a toda autoridad piadosa.

• Clame por la sangre de Jesús sobre cada aspecto de su casa, su familia, su congregación y sobre la situación específica.

Enfóquese en Jesús
Esto funciona igual, sea que usted se encuentre intercediendo en su casa o liderando una reunión de oración corporativa. Para entregar agresivamente el testimonio de Jesús, solo debemos enfocarnos en Él. Elévelo y exáltelo. Ore para que todo se vea como Jesús en la situación que está observando. Desarrolle una obsesión magnificente con el Hijo de Dios y enfóquese exclusivamente en Él.

Mientras lo hace, estará soltando el verdadero espíritu de profecía sobre la situación que lo preocupa… y Él amordazará al espíritu de Jezabel, manteniéndolo en silencio, atando su influencia y echándolo fuera. Recuerde que cada rodilla se debe doblar ante Jesucristo y cada lengua confesará que Él es el Señor, la gloria de Dios, el Padre. Todo el tiempo.

Amado, si usted está confrontando al espíritu de Jezabel, no tema. Jesús ya ganó esta batalla en la cruz. Levante a Jesús. Desate el testimonio de Jesús. Avance con el espíritu opuesto y Jesús vencerá en todo tiempo. Amado, usted puede orar contra el espíritu de Jezabel y vencer en todo tiempo porque Jesucristo ya obtuvo la victoria.

Afírmese. Levante a Jesús. Ore, ore y ore más. Adore al Cristo resucitado y exaltado, y confíe que Él perfeccionará todas las cosas que tienen que ver con usted. Mientras haga esto, verá cómo se manifiesta en su situación la victoria que Jesús compró en la cruz.

Jamie Rohrbaugh
(www.elijahlist.com)

No hay comentarios: