martes, 22 de julio de 2008


“Es un nuevo tiempo de gloria y grandes milagros, ¡Dios está llamando a todos a formar parte y mantenerse en ella!”


Por Matt Sorger

¡Dios está soltando algo! A continuación presento una palabra que compartí antes del comienzo del Año Nuevo, junto con algunos milagros y testimonios recientes. En los últimos meses, pudimos ver un incremento dramático del poder sanador de Dios. Estamos ante un nuevo tiempo donde las señales, maravillas y milagros serán cosa sencilla. Está ocurriendo un cambio en el espíritu y Dios está llamando a todos a acceder a ello y mantenerse allí. Este es el tiempo para orar por los enfermos como nunca antes. Existe una gracia de sanidad enorme que se está derramando.

Mientras viajamos por Estados Unidos durante los últimos meses, la gloria de Dios se derramó de una manera tangible y sobrecogedora. ¡Existe un mayor peso de gloria que está barriendo a aquellos que están hambrientos por más de Dios! El hambre y la sed son las claves para recibir esta gracia que Dios está soltando. Debemos quitar nuestros ojos de nosotros mismos y ponerlos sobre Él.

Me encontré a mi mismo diciendo: “¡Es así de fácil!”. Mientras el peso de su gloria llena grandes auditorios, su gracia sanadora y su presencia barren a la gente, ¡sanándolos en sus asientos! Adoramos hasta que desciende la gloria y luego Él hace el resto. Existe una nueva realidad de la gloria de la sanidad corporativa que se está soltando. Echamos a la enfermedad por el Espíritu Santo y son sanos. Es así de fácil. ¡No es difícil en la gloria!

Están cayendo nuevos mantos

A lo largo de toda la historia de la Iglesia, los hombres y las mujeres se asociaron con Dios para ver grandes movimientos de su Espíritu soltándose sobre la tierra. Dios sigue buscando individuos como esos hoy. ¡Usted puede ser uno de ellos!

Justo ahora, hay mantos flotando sobre el Cuerpo de Cristo esperando soltarse y Dios está buscando a aquellos sobre los cuales arrojarlos. Algunos mantos nos recordarán las cosas que vimos antes, mientras otros capacitarán a la gente para hacer cosas que nunca antes vieron.

Recientemente, el Señor me habló en un sueño donde me mostraba uno de los mantos que estaban a punto de soltarse sobre todo el Cuerpo de Cristo. En mi sueño, estaba en una casa llena de gente. Oí que llamaban a la puerta y fui a abrirla. Cuando abrí la puerta, una mujer muy anciana estaba parada allí. Se veía como si hubiera entrado a la eternidad. Apenas podía mantenerse en pie. Instantáneamente la reconocí. Era una Kathryn Kuhlman muy anciana. La alcancé y la alcé con mis manos, levantándola y cargándola dentro de la casa. Mientras atravesaba el umbral de la casa, me desperté del sueño. Por semanas oré sobre este sueño pidiéndole a Dios la interpretación. Mientras esperaba en el Señor, comenzó a entregarme el significado.

Milagros y liberaciones masivas

El Señor usó la figura de Kathryn Kuhlman para hablarme simbólicamente sobre lo que se estaba por volver a soltar sobre la Iglesia: un manto como el que esta gran dama de Dios cargó. Es un manto de gloria y milagros creativos. No sólo soltará milagros masivos, está profundamente conectado con nuestro nivel de intimidad con la persona del Espíritu Santo. Es un manto de un poder extraordinario correspondiente a la profundidad de la intimidad con Dios. Este manto suelta milagros creativos mientras la atmósfera de los Cielos se suelta en y sobre nuestras vidas.

Este tipo de manto no cubrirá sólo a uno o dos. Dios quiere soltarlo sobre todo el Cuerpo. Está buscando vasos para poder llenarlos con poder en el mercado. Comenzaremos a ver milagros “en el patio trasero”, en las casas, en los lugares de trabajo, en las calles, en los hospitales y en los centros comerciales. Comenzaremos a ver milagros creativos por donde camine el pueblo de Dios. Pero este manto requiere un estilo de vida de una profunda comunión con Dios, rindiéndonos por completo, obedeciendo y muriendo a nuestro yo.

El segundo manto que quiero compartir con usted es el de la liberación masiva. No sólo veremos milagros masivos, sino también una ola de liberación masiva. La gente que peleó por años en ciertas áreas de su vida, recibirán su liberación mientras el fuego cae sobre ellos. Lo aliento a orar esta oración: “Señor, descubre cada área de tinieblas en mi corazón”. Mientras lo hace, Dios soltará en su vida una profunda liberación por su Espíritu. Así como el Señor liberó a Israel de las manos de los egipcios en masa, Dios liberará a su pueblo en masa (Éxodo 3:20-22).

Favor sobrenatural

El tercer manto es el favor sobrenatural. Dios está entregando mantos de favor sobre sus hijos en este tiempo. Es la clase de favor que Dios puso sobre Isaac mientras tomaba posesión de la tierra de su herencia en Génesis 26. Mientras peleaba por lo que Dios dijo que le pertenecía, Isaac llegó a un lugar de completa realización y reposo. Este favor hará que el pueblo de Dios entre en la plenitud de su herencia.

Avivamiento en los medios

El cuarto es un manto para los medios. Veremos un “avivamiento en los medios” con un mover de Dios esparciéndose por los aires e internet. El Señor me habló que está levantando cadenas de televisión que facilitarán este mover de Dios al final de los tiempos. ¡Jesús también será glorificado por los medios seculares! Dios está entregando mantos para los medios sobre gente que glorificará su nombre a través de varios medios.

Prepárese

Mientras nos movemos en esta estación, lo aliento a mantenerse sensible a la voz del Espíritu Santo, guiándolo a pasar tiempo en oración y esperar en Él. Esto lo preparará para estar listo para todo lo que quiere soltar en y a través de su vida. ¡Prepárese para levantar su manto!

En el lugar correcto y en el tiempo justo

Cuando Elías soltó el manto, Eliseo tuvo que inclinarse y levantarlo. Cuando lo hizo, el Espíritu del Señor vino sobre él. Eliseo tuvo que estar en el lugar correcto y en el momento justo. Hacía falta persistencia, determinación y fidelidad de su parte para posicionarse de la manera correcta para recibir el manto cuando llegara el tiempo adecuado. Lo mismo sucede con nosotros. ¡Tiene que ver con el lugar donde se encuentra y de quien está colgado! Algunas visitaciones del Señor requieren que se encuentre en un lugar y un tiempo específicos. Es crucial estar donde Dios nos quiere.

Cada vez que recibí un manto del Señor, fue en un lugar y un tiempo específico. Por ejemplo, el Señor me guió a estar en la Capilla Moriah, en Gales, para el 100° aniversario del Avivamiento galés. Allí ocurrió el Avivamiento en 1904 que impactó a millones de almas alrededor del mundo. Fue durante este tiempo especial de oración que tuve un encuentro profundo con el “manto del avivamiento”. Este fue el manto que había sobre Evan Roberts, el evangelista de 27 años que transformó toda la cultura y la sociedad de Gales.

Durante mi tiempo de oración, pude sentir físicamente una manta que se posaba sobre mis piernas y rodeaba mi cintura. Dios me dio una revelación muy profunda del verdadero significado del avivamiento. Pude comprender por Juan 13:4-5, que los verdaderos mantos de poder deben ser llevados con humildad y servicio. Este fue el manto que Jesús cargó cuando se ciñó la toalla y les lavó los pies a sus discípulos. Fue muy significativo que el manto cayera sobre mis piernas y mi cintura. El verdadero avivamiento está marcado por una profunda humildad.

En otra oportunidad, me encontraba en Europa ministrando con un amigo evangelista en Estonia, realizando una larga cruzada evangelística, cuando el manto de las cruzadas masivas cayó sobre mí. Estaba de pie en la plataforma cuando sucedió. La unción para los milagros y la salvación masiva cayó sobre la reunión. Mientras estaba en el lado correcto de la plataforma, sentí como si alguien colocara una sábana sobre mi cabeza, hombres y brazos. Había un nuevo manto para cruzadas masivas sobre mi vida. Este manto se soltó en medio de una atmósfera gloriosa de una cruzada masiva. Estaba en el lugar correcto y en el tiempo justo. Sólo tres meses después, tuve mi primera cruzada masiva en la India. ¡Multitudes fueron salvos, sanos y libres de la opresión demoníaca!

¡Los testimonios están llegando!

Presento algunos de los testimonios de sanidades y milagros de los últimos meses mientras la gloria de Dios invade la tierra.

Los oídos sordos son abiertos:

Estaba en una congregación cercana a mi casa y predicaba un joven llamado Matt Sorger. Mientras predicaba, ¡fui sanada! Tuve problemas para oír y fui sanada. Alabado sea Dios.

Janet, Syracuse, New York

En la conferencia, Matt Sorger soltó una palabra de conocimiento. La palabra de conocimiento fue que Dios está sanando a alguien con un oído sordo. Esa era yo. Cuando declaró la palabra, en ese momento mi oído se destapó y se sanó. Jesús me sanó. ¡Alabado sea Dios!

Louise, Syracuse, New York

Tuve sordera debido a elevados picos febriles cuando era niña. Los nervios de mis oídos estaban destruidos debido a los picos febriles provocados por una falla renal. ¡Ahora estoy completamente sana!

Cathy, Maricopa, Arizona

Sanidades en los huesos y dolores de espalda:

Estaba en la conferencia de gloria, señales y maravillas en Syracuse. Mientras estaba allí, fui sanado de varias lesiones deportivas que me provocaban mucho dolor en mi maxilar y en mis huesos fracturados. Tuve este problema por diez años y Jesús fue el único que me sanó. Gracias a ti Dios, no tengo más dolor. Dios es bueno.

Jonathan, Syracuse, New York

Estaba en la conferencia en Syracuse. Sufrí por diez años de un dolor de espaldas severo. Fui a la iglesia antes, pero esta noche Dios me sanó por completo. Esta es la primera vez que no tengo dolor. Estoy sana. Dios es bueno. Si usted tiene dolor, crea en Dios y Él lo sanará. Charity, Syracuse, New York

Sanidad de cojeras y problemas en los pies:

Tuve un pólipo en mi rodilla por siete años y no podía afirmarme porque era muy inestable. Me hicieron una cirugía artroscópica en mi rodilla y el cirujano dijo que fue exitosa, pero caminaba cojeando y no podía afirmarla. ¡Fui sana durante la reunión y ahora puedo afirmar mi pierna y caminar!

Carolyn, Arizona

Tenía un espolón en mi pie izquierdo y cojeaba. Luego el fuego vino sobre mi pie izquierdo y el dolor se fue. No tengo más dolor al caminar.

Susan, Tacoma, Washington

Quiero alentarlo a unirse a nosotros en alguna de nuestras próximas reuniones. ¡Dios está haciendo algo nuevo! ¡Está buscando vasos hambrientos que pueda llenar y dotar con su poder!

Matt Sorger

1 comentario:

alexis dijo...

muy bueno el post1 es verdad dios esta haciendo cosas tremendas! es momento donde la iglesia esta tomando la autoridad que nos fue dada! me gustaria compartir con esta persona la cual habla una cosa muy importante para mi! muchas gracias! saludos a todos los hermanos! bendiciones! aca dejo mi correo para esa persona ale.lp85@hotmail.com! te agradeceria que una ves tomado mi correo lo borres de la pag ! muchas gracias